1º de mayo – 30 años de la Columna Cerro – Teja

Es cierto, no son sólo 30 años de movilización, agitación, acción directa en los barrios obreros del Cerro y La Teja. Las clases populares, el conjunto de nuestras clases oprimidas conocen en su historia una inmensidad imposible de detallar en estas palabras sobre las luchas de estas barriadas.  Barrios obreros, donde se nuclearon fuertes sindicatos, gremios estudiantiles, cooperativas de vivienda, de consumo, el Ateneo del Cerro, colectivos culturales, cantores, pintores, clubes de futbol… se supieron fundir en lazos solidarios entre sí, fuertes, relaciones de acero al temple de las grandes, medianas, y pequeñas resistencias.

Pero sí se han cumplido el pasado 1º de mayo 30 años de la Columna Cerro – Teja desde su primera salida con este nombre. Una movilización popular que nuclea buena parte de la militancia de estos barrios, y desde los mediodías de casi tres décadas salió hacia el acto de los trabajadores.   A comienzos de abril comenzaban a señalar algunos muros de las barriadas: “30 años de Resistencia”, y más tarde “30 años de Resistencia / Columna Cerro – Teja”.

Los Ateneos de la zona Oeste; del Cerro, Carlos Molina, Pocho Ríos; y Germinal de Lezica, comenzaron las primeras reuniones para preparar la columna. A estas actividades se sumó un festival callejero en las puertas del Ateneo del Cero donde trajeron su arte “Daniel Viglietti”, “de la Vieja Estirpe”, “Pecho e Fierro”, y la murga “Mano a Mano”. Se rodeó como convocatoria a la Columna.

Temprano, este año temprano salió la columna de la “curva de grecia”. La propaganda por las calles anunciaba a concentrarse a las 9:30 de la mañana. Horario más que atípico, así como el acto central del PIT – CNT que se convocaba para el mediodía. Nuestros barrios son de la periferia, y desde hace 30 años que nos movilizamos porque así pensamos que debe ser el 1º de mayo: con movilización y lucha.

Convocar el acto central para el mediodía significa que la movilización debe salir dos horas y media antes, porque es lo que demora el trayecto, pero también al grueso de compañeros que van de otros barrios, de cooperativas, de comités de base de varios sindicatos, gremios estudiantiles, y militancia en general. De esa forma no se promueve la participación en el acto desde los barrios de la periferia, los barrios que son distintivamente obreros, trabajadores.

La salida estuvo marcada por una buena concentración de vecinos, compañeros de los Ateneos, de los Sindicatos de la Educación, Metalúrgico, Taxímetro y del Centro de Estudiantes del IPA. La camioneta entonando aquellos tangos del 1º de mayo y volviendo a encabezar la movilización los Taxis en huelga.

Paró un momento en la plaza de los Mártires de la Industria Frigorífica, llegó al puente, y pasándolo frente a la Plaza Sendic, en la Escuela 104 el grupo de niños y niñas de 5ºB dejó un presente que habla mucho por sí solo: “Agradecemos a la Columna Cerro – Teja por sus 30 años de Lucha y Resistencia junto a los trabajadores”. No paso desapercibido por ningún participante de la marcha, esta demostración tan sencilla como cálida, un reconocimiento a la historia de muchos y muchas, de 30 años de lucha.

La parada de La Teja en la plaza 25, frente a la placa que recuerda a los compañeros desaparecidos del Oeste montevideano, tomo la palabra el compañero Juan Pilo. Agitadas y sin contención surgieron los conflictos de la zona y generales, la importancia del 1º de mayo hoy, y la necesidad de sostener estas luchas aún convocándolas a la hora que sea. Porque el peso de la historia, y la vida actual lo demandan. Al llegar a “la 20” del Partido Comunista, donde asesinara el estado a 8 militantes comunistas en el año 1972, se realizó el minuto de silencio que hace la Columna todos los años. La forma en que aquellos militantes dicen presente .

La movilización continuó. Cruzó boulevard Artigas, la Pilsen, y llega con algo más de una cuadra de la ancha Avenida Agraciada al acto del PIT – CNT, a un vivo “se escucha, se escucha, Arriba los que luchan” que recibió el reconocimiento del público presente que alcanzaba a cubrir la plaza “Mártires de Chicago”.

Por un buen rato sonó fuerte y constante aquella histórica consigna que tanto encierra. Se arrebataron algunos medios, porque se sabía de los 30 años, se sabía del desafío de convocar la movilización a las 9:30 de la mañana, y se sabía también que al igual que muchos años atrás salían de dos barrios obreros  un buen contingente militante para hacer con ellos y para ellos este tradicional acto de nuestra clase.

163498_322378104558288_1369324863_n

295339_322369257892506_372228741_n

940916_322370817892350_1351145321_n

253282_322370671225698_306007885_n

37048_322370867892345_248496550_n

942074_322375501225215_2056399830_n

936230_322376077891824_8568334_n

942205_322379821224783_671503129_n

393155_322379107891521_1621422332_n

No hay artículos relacionados


-- Descargar artículo como PDF --