Idilio de León, el Vasco Roberto Larrasq y Gerardo Gatti.

 

Idilio de León
Fue Idilio de León, el gauchito, un militante dedicado con total entrega, compromiso y abnegación a nuestra causa libertaria.
Provenía de familia muy modesta económicamente, se endureció en la lucha por el pan diario. Sufrió desde muchacho la explotación y la privación de cosas fundamentales, se fue acostumbrando a enfrentar atropellos. Aprendió en carne propia el contenido de palabras como: rebeldía, justicia, miseria, arbitrariedad, libertad, sociedad sin oprimidos. Cuando se integró a FAU en 1964 traía en su maleta cierta experiencia en actividades obreras y populares.
Se lo podía encontrar en la puerta de una fábrica vendiendo el periódico o repartiendo un manifiesto o volante. En el Ateneo de La Teja desplegó intensa actividad. Acompañó la marcha cañera de 1964 representando a la Organización. Estuvo presente en agitaciones callejeras de la ROE.
Vivió, se insertó, en el agitado período histórico de la sociedad uruguaya. El del avance de las luchas populares y de las organizaciones de combate.
En relación a actividades sociales y revolucionarias es requerido en 1970 y pasa a la clandestinidad. Cae detenido ese mismo año.
Preso en Punta Carretas desde ese año, 1970, sale en la fuga del 6 de setiembre de 1971.
Retoma inmediatamente la actividad en el frente armado: OPR.
En el marco de acciones armadas cae acribillado, en un tiroteo, el 29 de octubre de 1974.

El Vasco Roberto Larrasq
Estuvo en la actividad libertaria antes que se fundara la FAU. Muy joven aún compuso un equipo de propaganda que desarrolló una labor muy intensa y sistemática. Participó en los trabajos de la fundación de FAU, dará después su aporte militante concreto desde su barrio Sur y desde el viejo local de Panaderos de la calle Arequita, de donde se desarrollaban diversas actividades de formación y propaganda.
El Vasco fue un trabajador incansable en aquellos primeros años de FAU. Esa característica de él se prolongaría en el tiempo. No lo abatía ninguna “tempestad”, siempre regular, tranquilamente tenaz.
Fue el Vasco una persona generosa, con un comportamiento ético ejemplar. Su fraternidad, su buen humor, su optimismo, ejercieron fuerte influencia en los lugares que desarrolló su militancia. Todas esas características, más esa su modestia incomparable, ayudaron a formar un estilo en la organización. Tenemos que resaltar eso, tenemos que hacerlo, era un compañero que amaba la modestia.
Hizo de todo en la militancia. Su ductilidad fue enorme. Sería largo enumerar las tareas cotidianas que realizó. Estuvo en las reuniones donde se evaluó y decidió la formación de la ROE y la OPR. Participó en tareas organizativas para desarrollar la OPR. Participó en expropiaciones bancarias, en el “secuestro” grande en la Argentina. Después de la dictadura fue parte activa en la reconstrucción de FAU. No le hizo asco a ninguna actividad y todas las realizó con la misma modestia y naturalidad.
Con el Vasco perdimos un pedazo de lo mejor de toda la historia de FAU.

Gerardo Gatti
A la altura del año 1951 se vincula con las ideas libertarias. Militante del medio estudiantil pronto se integró a JJLL que funcionaba en el altillo del local de panaderos de la calle Arequita. Se nutrió en la línea de la Tercera Posición que los compañeros libertarios habían mantenido y peleado, en tiempos difíciles, en la FEUU.

Fue militante activo en FEUU. Dentro de las tareas que ocupó en esta Federación estuvo la relación con el medio sindical. Participó en actos de la Mesa obrero-estudiantil. Fue impulsor y animador de las charlas formativas, históricas y teóricas, que se realizaban en el local de panaderos organizadas por JJLL.
A fines de 1954 se integra en el equipo de redacción de “Voluntad”, el periódico libertario de más difusión en ese momento. Desde él, junto a Ruben Barcos, despliega una sostenida prédica sobre la necesidad de la organización política del anarquismo uruguayo.
Desde el año 1952 comienza a frecuentar el Ateneo Libre Cerro-La Teja; lugar donde dará alguna charla en el marco de los ciclos que esta institución organizaba. Aquí tomará contacto con militantes obreros libertarios de los frigoríficos y navales. Por su parte JJLL tiene contacto directo con militancia sindical de FUNSA que está sacando el sindicato adelante.
La concepción clasista de Gerardo se acentúa. Decide aprender el oficio de linotipista en el tallercito del “viejo” Franano para incorporarse al mundo de la fábrica. Una vez en posesión del oficio abandona definitivamente su estudio y su empleo y entra en el gremio gráfico.

Buen expositor, buen discutidor, con mucha capacidad reflexiva. Había sumado a su inteligencia la experiencia que el contacto con el medio obrero le había proporcionado. Rechazaba la rutina, pero tenía en alta estima el trabajo regular, metódico, responsable.
Fue alma mater en las tareas para el Pleno Nacional Anarquista, en la Comisión Pro Federación Libertaria, en la Conferencia Anarquista Latinoamericana.
Su trayectoria del periodo último en el país es más que conocida: dirigente sindical del gremio gráfico, uno de los fundadores de la CNT, participante activo en el Congreso del Pueblo. Impulsor de la ROE y la Tendencia. Activo en la organización de la OPR.
En el transcurso de su intensa y fecunda vida militante supo de represiones, cárcel, torturas. Fue total su entrega a esa causa del pueblo que amaba. Como es sabido, está entre los “desaparecidos” en Argentina.

 

 


-- Descargar artículo como PDF --