Carta Opinión de la fAu| Gas, opresión y sangre en el drama boliviano | octubre 2003

Al sufrido y valiente pueblo de Bolivia ¡Salud!.

Gas, opresión y sangre en el drama boliviano.

 

Gran Marcha este miércoles 15. “Pedimos a la población salir a las calles apoyando los bloqueos. Organicemos la resistencia en caso de represión” dice el llamamiento de la Coordinadora de Defensa del Gas. El combate popular ya ha logrado que el proyecto de entrega del gas quede en suspenso.

Los mejores ojos de nuestra América Latina y el mundo miran hoy con dolor y esperanza la lucha de ese sufrido y expoliado pueblo boliviano. Su rebeldía, combatividad y deseos de un mundo mejor constituyen un pedazo de nuestra mejor historia. Los déspotas, la oligarquía, los lacayos del imperio han derramado a caudales su generosa sangre en diferentes momentos históricos. Pero no han logrado acallar sus anhelos de justicia y libertad.

Como en otros siglos hoy en el XXI toman las calles, enfrentan a los asesinos del sistema que sólo les sigue ofreciendo miseria y opresión. Dicen una vez más ¡No! A los designios macabros, de infinita crueldad, del neoliberalismo globalizador e imperialista.

Su indignación, su ira, su doloroso reclamo de justicia, su disposición a ganar la calle, a enfrentar la brutal represión son un ejemplo vigorizante para todos los pueblos del mundo que sufren y sueñan.

Contra este modelo brutal, contra esta estructura de dominación mundial con las transnacionales a la cabeza, ante el que tantos timoratos sólo dudan aún ante reclamos minúsculos, se para firme poniendo el pecho y sus puños crispados este valiente pueblo bolviano.

Marchas, paro general por tiempo indeterminado, bloqueo de carreteras, movilización y lucha en calles, montañas, selvas y llanos han conmocionado y paralizado Bolivia, han transformado el reclamo de no entrega del gas a las trasnacionales y la renuncia del gobierno títere de Sánchez de Lozada en una rebelión popular que vislumbra ya que la única solución verdadera es una revolución social que realice un profundo cambio de las estructuras económico-política. Muchos sectores sienten que puede ser la hora del pueblo.

Decenas de asesinados y centenares de heridos es el resultado de la sangrienta represión de estas 3 semanas de pelea campesina y obrera. Este lunes dejó un trágico saldo, 14 muertos y un centenar de heridos. Una verdadera masacre.

El gobierno de Bush, no podía faltar, ya expresó su solidaridad con el gobierno de Sánchez Lozada y la OEA realiza una reunión en su sede en Washington. Hay que salvar la democracia de los pudientes, de los grandes pulpos internacionales.

Todas las organizaciones sociales de Bolivia, la Confederación campesina y la Central obrera proyectan hoy la continuación de la lucha.

Solidaridad con este verdadero enfrentamiento a la política imperialista neoliberal que sigue aumentando la miseria de nuestros pueblos.

La lucha del pueblo boliviano es nuestra lucha.

 

Montevideo, 15 de octubre de 2003 – Por FAU: Juan Pilo, Secretario


-- Descargar artículo como PDF --