Acto de FAU sobre 1º de Mayo – 2003

Se realizó una tarea de propaganda de bastante intensidad. Esta duró diez días. Se cubrieron muros de paredes de zonas muy transitadas. Se pusieron pasacalles en lugares  estratégicos de la capital. Se realizaron pegatinas, de un mural grande, que abarco los distintos barrios y el centro de Montevideo. Un espacio radial muy escuchado, de orientación independiente dedicó media hora al acto de FAU, con un compañero presente al que iba entrevistando. Una radio de izquierda, también muy escuchado por un espectro amplio, hizo lo mismo. La propaganda se complementó los últimos días con un volante que fue distribuido profusamente. También se había repartido durante 10 días una invitación en diferentes lugares: sindicatos, centros sociales, medio estudiantil, coordinaciones barriales, actividades de DD.HH. 

La amplia propaganda programada se había cumplido casi por completo. Había expectativa de que el acto fuera bastante grande. Obviamente gran parte de esta expectativa no descansaba sólo en la propaganda sino principalmente en la actividad desplegada durante el año en el medio popular. Una actividad que estuvo en un tono más que pasable. El acto estaba organizado para la calle, frente a nuestro local Federal.

 

El día amaneció feo, frío y algo lluvioso. “Pero hay que ligar mal también” fue un comentario repetido durante la mañana y parte de la parte. Una hora antes del horario programado para comenzar el acto, las 20 horas, cayó agua. Hubo varias llamadas a nuestro local Federal preguntando: “Se suspendió el acto, o aún se espera para ver si mejora”. Se decidió seguir adelante. Si llovía en el momento de empezar se haría adentro del local aunque el espacio es limitado y no alberga más de 200 personas.

 

Las bocacalles estaban cortadas para que no pasara el tránsito. A las 20 horas el tiempo seguía amenazante pero comenzó a llegar bastante gente. A las 20 y 30 ya estaba cubierta la mitad de la cuadra. Estaba bien de gente, pero no era la cantidad que en esta oportunidad esperábamos que concurriera. Faltaban muchos de los que concurren regularmente a estos eventos.

 

Sin embargo la composición en esta oportunidad era diferente. Cerca de un 40% era gente interesada en lo libertario, pero no perteneciente al movimiento: diversos militantes del medio popular, sindicalistas, docentes, estudiantes, barriales. Estaban interesados en escuchar la propuesta de FAU en esta oportunidad social tan particular, ya en lo nacional como internacional. Como en actos anteriores la concurrencia estaba compuesta en un 80% de gente joven.

 

La oratoria estuvo a cargo de 4 compañeros: Viniccius, compañero de FAG; Victoria Toja del medio barrial, Andrés Medina del medio sindical y el actual Secretario de FAU, Juan Pilo. Ellos fueron desfilando por un amplio estrado, que tenía como fondo una escenografía que también contenía una consigna: Salud 1º de Mayo, desde los barrios construir la resistencia.

 

Se tocaron distintos temas en lo referente a lo nacional. En lo internacional la problemática de la invasión a Irak, América Latina, el ALCA. Se hicieron propuestas concretas de trabajo para el medio popular. Veamos algunos fragmentos de los discursos:

 

Abrió el acto el compañero de FAG, Cassius Oliveira. Respetamos el portuñol en el que se expresó.

 

“Salud a todos compañeros y compañeras presentes en este acto.

 

Nosotros aquí hermanados en memoria de los acontecimientos de Chicago, tenemos la ardua tarea de dar continuidad a sus luchas, sus conquistas, recordamos hoy a los que peleando, tombaram acreditando en construir un mondo novo baseado en la justicia y la libertad.

 

A los trabajadores de Chicago que mostraron a la burguesia que cuando organizados, atraves de la acción directa, de la solidariedad de clase, de la independencia plena, colocaron en jaque el sistema capitalista e sus defensores, demonstraron a todos los demais trabajadores de su época que las  huelgas, los piquetes, las manifestaciones en plaza publica serian la unica voz que los de arriba escucharian, que las condiciones de vida solo cambiarian con lucha de nuestra clase…

 

Hoy, mas de un siglo después nuestra realidad es distinta, el pueblo continua peleando por su dignidad, luchando por mejores condiciones de vida, pela manutención de derechos adquiridos y por transformaciones reales en esta realidad complexa. Para los anarquistas el compromiso que continuar la lucha de nuestros mártires, de ir confrontando los proyectos que los de arriba nos imponen como única verdad. Muchas vidas son tiradas de nuestro pueblo, muchas vidas han tumbadas, ha sido arrojada en las casuchas, en las favelas, en los guetos, e es de estes cantos que van surgiendo las respuestas, las esperanzas  a tantas injusticias, nosotros como anarquistas e como parte del pueblo estamos ai, sumando fuerza con los que no se resignan, construindo exemplos de resistencia, demonstrando que donde la burguesia intenta sembrar la miseria, germina a solidariedad, donde ellos intentan sembrar la apatía y lo conformismo, germina la resistencia popular. Demonstramos a cada paso que cuando nos movimos los de arriba caen.

 

Las reformas propuestas por el nuevo gobierno de turno, van contra los sin tierra, los movimientos sociales organizados, pues al tema de la reforma agraria la respuesta es de indemnizar a los latifundistas, acabar con los sindicatos, la reforma en la previdencia tiene por finalidad el repase del control para el sector privado. El discurso que esta quebrado es mentira, el plano de ley 9 va contra todo lo que los trabajadores proponen, en vez de derechos, nivelar para abajo el sector publico.

 

En todo los ocho anos del FHC, no hubieran tres meses con tanta represión a las radios comunitarias, usando el aparto armado para sacar los equipamientos de los locales. La importación de arroz subsidiado de los EEUU tiene demostrado a quien sirve este gobierno. Los sectores que confiaron en este proyecto, miran ahora con desconfianza sin saber para donde esta rumbeando este barco.

 

Cerca de 80 millones de personas en Brasil están en edad de trabajo, pero solamente 20 millones tiene los derechos asegurados, los sectores políticos de arriba hablan de creatividad de los de abajo, lea precarización. Cerca de 50 millones estan debajo de la línea de miseria, 32 millones de analfabetos, esta es la realidad que quieren esconder. En las periferias las drogas es el mayor enemigo del pueblo, una vez que acaba jugando pueblo contra pueblo, crecimiento de la violencia domestica, de la violencia del hambre, e cando acontece algo como el assassinato de guises como el episodio de San Pablo e Espiríto Santo, el Estado brasileño nos responde con una medida provisoria que aumenta el periodo de encarcelamiento, aumenta la represión en los movimientos sociales, es prioridad para la policia federal – MST no campo, las radios comunitarias en los barrios. Los acuerdos internacionales en el periodo Lula estan siendo ejemplo de administración para los sectores de arriba, así hablan FMI, Banco Interamericano e otros organismos del poder mundial.

 

Desde abajo vamos nosotros construyndo espacios, formas de trabajos alternativos, asociaciones e cooperativas gestadas por los propios trabajadores sin perder la esperanza de transformación en las relaciones sociales. Espacios que desde la periferia van sumando las personas e dando  respuestas, haciendo de cada dia, un dia de resistencia.

 

Nuestra historia no esta acabada, ni olvidamos de todos que tumbaron, los ejemplos de ayer, las tareas de hoy son esperanzas de todos mañana.

 

Por um primeiro de Mayo Clasista y Combativo.

Ni un paso atrás.

Pelo socialismo y la Libertad.

Avante fAu”.

 

A continuación, y después de la lectura de las adhesiones de organizaciones internacionales y nacionales, habló la compañera Victoria Toja de militancia en el medio barrial y popular.

 

“Año a año hemos presenciado el endurecimiento de las políticas económicas y sociales que han traído de la mano el aumento insostenible de la miseria.

 

Podemos ver en nuestros barrios pobres,  como la supervivencia, el solucionar que comer es el tema de todos los días.

 

Es sabido que los augurios para este 2003 son peores aún.

Hemos tenido que  presenciar  recientemente en la prensa la muerte de 5 niños por desnutrición.

Es así que este sistema bestial nos muestra una de sus caras más asquerosa e indignante.

Sí, hay que decirlo, nos están matando de hambre..

En 10 años la población consume un 50% menos de harinas y un 35% menos de carnes. Estos alimentos que supieron ser la base alimenticia de las familias trabajadoras.

Los números hablan por sí solos, mas si tenemos en cuenta que hablamos de cifras oficiales:

Un 50% de la población activa tienen problemas de empleo.

Se calculan 480.000 personas viviendo en asentamientos.

Es en esa realidad de hoy, en nuestros barrios en donde debemos ir abriendo puertas que nos conduzcan hacía una cultura de resistencia.

Pero donde no se pueden repetir esquemas de manera automática, es imprescindible para cualquier accionar social en un lugar determinado conocer y respetar los procesos y dinámicas que le son propios…

Los pobres estamos sobrando, en el mundo de la oferta y la demanda hay un sobrestock de pobres.

Para esta población sobrante se han ido aceitando un sofisticado y complejo sistema de represión y control social.

Bien podríamos decir que se perfila una suerte de Estado Policial. Con todo un circo mediático montado en torno al tema de la seguridad, donde la prensa en actitud servil, dedica una cantidad exorbitante de minutos al tema, intentando crear una verdadera paranoia, y arengando por mano dura para los malviventes.

Todos somos potenciales delincuentes, y hay que tecnificar la policía para prevenir y reprimir llegado el caso, los conflictos de baja intensidad como los llaman.

Se quiere crear un control social absoluto, garantizar los privilegios que otorga este orden social y defenderlos de cualquier modo.

Son tiempos mas que difíciles para los de abajo, el poder arremete con fuerza y el campo popular no ha logrado aún, articular herramientas de resistencia más efectivas.

Nuestro enemigo la fragmentación juega su papel determinante en este aspecto.

Es imperiosos el fortalecimiento y la unión del movimiento popular, es en esa tarea que nos encontramos los anarquistas de FAU.

Nuestra militancia viene impulsando la construcción de una ideología de resistencia.

Resistencia que no se dictamina, se hace en el día a día, en la practica cotidiana, en la permanencia, en el conversar con el vecino, en el intentar arrimarlo a la lucha de todos los días.

Desde el desarrollo de alternativas colectivas para la sobre vivencia, hasta la discusión de temas políticos en los cuales el movimiento popular debe expresarse…

El interés de los poderosos es criminalizar la pobreza y toda actitud de protesta, toda actitud cuestionadora del orden vigente.

Creemos que es necesario hacer política, procesar las esperanzas y anhelos de los oprimidos en un proyecto común.

Desarrollar un espacio en donde confluyan ampliamente diferentes expresiones de los oprimidos, una herramienta desde la cual potenciar las diversas luchas rompiendo así con el aislamiento y la fragmentación.

Es en estas coordenadas que venimos trabajando desde el Espacio de Solidaridad y Apoyo  Mutuo.

Intentando formar un puño serrado para enfrentar al enemigo de clase.

Denunciando y proponiendo, coordinando entre distintas fuerzas vivas de los barrios y sindicales una labor común. .

Sabemos que este no es un proyecto acabado, mas bien es un camino que deberá ir recogiendo en la práctica y acumulando en sus experiencias.

En ese proceso nos encontramos.

Si hay algo de lo que estamos convencidos es de que la humanidad no a vivido ni vivirá sin esperanzas, los pueblos jamás elegiremos el camino de la resignación suicida.

Solo con organización y lucha abriremos caminos que nos conduzcan a una vida más justa, digna y solidaria.

Por un frente de los oprimidos que enfrente al enemigo de clase.

Por el socialismo y la libertad.”

Siguió en la oratoria el compañero Andrés Medina, militante sindical del interior del país.

“Menos mal que estamos podridos, calientes y esperanzados. Menos mal que otro 1º de Mayo no reúne para que encaremos algunas cosas juntos.

Proponemos formar un frente de los oprimidos, ahora, juntándonos en la calle como estamos, para seguir en la calle exigiendo a quien corresponda soluciones reales que dignifiquen nuestras vidas. El compromiso histórico de ésta fecha nos llena de responsabilidad. Estamos aquí no porque nuestros mártires están muertos, estamos aquí porque deben estar vivos en nuestra lucha. La coyuntura cambia día a día y nosotros no podemos quedarnos.

Cuesta desarmar, remover, readecuar, viejas estructuras que le dan prensa a algunos personajes que en poco tiempo estarán dando la “lucha parlamentaria”.

En los barrios donde por cada vecino que trabaja con todas las de la ley, hay dos desocupados y tres que se la rebuscan como pueden, en los llamados asentamientos, nuestros queridos “cantegriles”, donde familias enteras asinadas deben vivir de la basura que puedan recoger en zonas y horarios cada vez más restringidos.

Por cada libertad que se da en las cárceles hay tres procesados. Prostitución y mendicidad infantil en cualquier punto del país.

Menos saben de lo que ocurre en el otro país que es el interior, donde se come aperia o palomas de monte y donde por comer carne sin pesar hay más presos que en Montevideo.

Pero nosotros los anarquistas vamos a seguir sin presentar candidato a las elecciones, no nos preocupan demasiado las encuestas. Eso nos da un poco más de tiempo para andar con los ojos y las orejas más atentas. Podemos hablar y escuchar a quien comparte la cola con nosotros para enganchar un laburo, podemos hacer lo mismo con la vecina en el Club de Trueque, en el grupo de teatro, en la feria, con los gurises por las esquinas, en los sindicatos.

Nos reúne una consigna que es por un 1º de Mayo clasista y combativo.

Nuestros mártires marcaron a fuego ésta fecha en la historia de la humanidad, éste día ya es nuestro.

Al comienzo de nuestra charla con ustedes compañeros y compañeras les decíamos nosotros los anarquistas de FAU les proponemos formar un frente de los oprimidos.

Nosotros les proponemos forma un frente de los oprimidos sin fines electoreros. Y nosotros que hemos tenido a grandes compañeros militantes dentro del movimiento sindical, reconocemos con dolor que el movimiento sindical fuera del sector público, casi no tiene gravitación política. ¿Pero donde están aquellos militantes clasistas y combativos? Están aquí porque los hemos convocado, pero no están todos, también están en los barrios, en las cooperativas, en pequeños talleres, trabajando por la cuenta, desocupados, en cana, por las chacras, en los cinturones de miseria que aumentan día a día en nuestro país. En todos estos lugares está la reserva moral de nuestro pueblo. Solo basta no entreverar la baraja, no le vamos a hacer el caldo gordo a nadie, porque queremos caldo gordo para todos. Vamos a caminar juntos hasta donde podamos hacerlo. Los invitamos a caminar hasta la justicia social porque con espejitos ya nos engañaron antes. Este es nuestro compromiso con el tiempo que nos toca vivir: formar el frente de los oprimidos.

 

Viva el 1º de Mayo.

Arriba los que luchan”.

 

 

Cerró el Acto, el compañero Juan Pilo, militante del Espacio de Solidaridad y actual Secretario de la Organización.

“Esta fecha evoca junto al recuerdo de los Mártires al gobierno asesino de EE.UU. A aquella brutal represión contra el pueblo en su lucha por las 8 horas. Un siglo y pico después tenemos reprimiendo ferozmente a un pueblo, al pueblo de Irak, al imperialismo yanqui. Una clase, una estructura de poder, consecuentemente asesina de pueblos en todo un largo trayecto histórico. En esta oportunidad dos nostálgicos colonialistas fueron sus laderos principales: Inglaterra y España. Una historia de infamias que no cesa.

Todo este tiempo se pudo ver en funciones a gran parte del equipo imperial de la infamia. Sus imágenes, sus expresiones, rondaban entre lo ridículo, lo más cínico y lo siniestro. A un Rumsfeld, por ejemplo, mintiendo, amenazando, disfrutando del destrozo y asesinato en masa, ponderando esa enorme y sofisticada maquinaria bélica que había sido lanzado contra una fuerza débil que de antemano se sabía con muy limitada capacidad de respuesta. Al cowboy de opereta Bush posando de hombre fuerte, caminando como matoncito de barrio, diciendo bravuconadas y macabras estupideces. Todo un conjunto de criminales cínicos circulando por ese escenario circense montado por escenógrafos vinculados al cine.

 

Vimos parte de un elenco que posee los atributos, lo peor de nuestra animalidad, para llevar adelante una estrategia de poder mundial, en las que se conjugan ideas reaccionarias, transnacionales poderosas y superestructuras políticas articuladas al proyecto general. Vimos parte de los constructores del discurso actual, los hijos del Heritage Foundation, El Manhatan Institute, el Hoover Institución y el famoso American Enterprise Instituto (AEI). Los del discurso de mundo unipolar sostenido en la fuerza directa o semi directa.

 

Pero algo se constató también, que hubo un repudio generalizado de todos los pueblos del mundo que una y otra vez salieron a expresarlo a la calle. En oportunidades su indignación se canalizó con la ruptura de lugares que simbolizan cosas del imperio: comercios, locales oficiales.

 

Pero el pueblo iraquí que no quería al régimen caído menos quieren a estos invasores. Más de uin millón de chiitas en estos días, en plena manifestación callejera, han gritado a los yanquis ¡que se vayan!. Una etapa de resistencia parece aquí comenzar.

 

Bien se sabe que el problema no termina en este genocidio sangriento perpetrado en Irak. Ahora mismo, se pone el acento en que Siria tiene también “armas de destrucción masiva” Y se amenaza abiertamente a otros países de la zona. La estrategia de dominio de la zona  petrolera es la prioridad. Pero sólo la prioridad pues hay menciones a Corea, ya hubo antes intentos con Venezuela, está Colombia en la lista y ni siquiera la triple frontera está a salvo. Pero con Corea tienen que pensarlo dos veces. Pues estos han entendido el mensaje político que la estrategia imperial conlleva: la fuerza como derecho

 

Importa especialmente ver, por razones militantes que estamos ante una estrategia de nuevo Imperio que busca un nuevo orden mundial con dominio indiscutido y teniendo el mundo al servicio de sus mezquinos proyectos. Un Mundo al servicio de la América Imperial respaldada en sus misiles  y grandes transnacionales. Una fuerza hegemónica despótica y avasalladora controlando los resortes fundamentales de la vida moderna.

 

Globalizaron un modelo brutal, esquilmador, y hoy quieren globalizar el terror político con una ideología funcional  a él.

Aquí se proyecta lo que contiene su estructura global como sistema., Que sólo en la fuerza y la violencia descansa este sistema de privilegios para unos pocos.

 

Es la democracia burguesa en esta etapa. EE.UU. es hoy la expresión paradigmática del sistema, es el hegemónico, es el impulsor numero uno de los diseños mundiales neoliberales que han matado de hambre a millones de seres humanos. El que asesina a través de la miseria y los misiles. Pero es toda la democracia burguesa occidental y cristiana que está en este proceso, con distinto grado de desarrollo y posibilidades de hegemonizar.  Si no, es nomás preguntarse ¿En que proceso han estado este tiempo todos los países llamados desarrollados?

Por eso creemos no confundirnos, es un proceso mas vasto, mas abarcativo. Sí, es notorio, su articulación, que no carece de contradicciones.

 

En lo que hace al nuevo imperio tenemos ante nuestra vista una estrategia fríamente culculada: quiere más poder, rediseñar el mundo en su beneficio, disciplinar cuerpos para esta etapa del sistema, ser la primera potencia económica, quiere también la total protección política a las transnacionales, quiere el petróleo como elemento necesario para ese macabro proyecto.  Y para nuestra zona quiere el ALCA.

 

El proyecto neoliberal que quiere seguir avanzando, con su política e ideología de terror, está al mismo tiempo expresando con plenitud los fundamentales elementos constitutivos de este sistema. Es el capitalismo en expresión plena de sus dispositivos de funcionamiento y sus “valores”. Es la reformulación en esta etapa de esa vieja articulación: Estado-clases dominantes-competencia-opresión. Si bien esta etapa muestra ruptura con formas anteriores mantiene no obstante elementos constitutivos de primer orden inherentes al sistema.

 

Este reacomodo, esta nueva articulación, cubre un amplio espectro de problemas. Nos interesan en este momento, especialmente  los que conciernen a América Latina. Esto porque es el lugar donde transcurre nuestra militancia.

 

La dinámica del  proceso existente en el continente latinoamericano es de africanización. Todos sabemos, las cifras son elocuentes, a que nivel de miseria se ha llevado a nuestra gente.

 

Transnacionales, diseño de proyecto mundial de los centros de poder, nivel político estatal, instituciones internacional de instrumentación, constituyen en su articulación lo que por comodidad podemos llamar realmente globalización. Sus efectos es lo que padecemos hoy por aquí.  Pero deseamos concretar un poco esto. Vale decir como se expresa por estos lugares o como se viene desplegando.

 

Especialmente se ha venido desplegando en Tratados de Libre Comercio. Esto no significa dejar de lado la dependencia, el papel de la presión política. Estos elementos están también comprendidas en estos Tratados.

 

Hay varios Tratados que ya vienen funcionando, la apropiación de nuestras riquezas, derechos y posibilidades futuras han sido jurídica e infamemente consagradas en dichos Tratados generales. Otro tanto, en forma más dispersa, a ocurrido con contratos particulares de grandes transnacionales.

 

Tenemos el Tratado Puebla Panamá, el Plan Colombia y el TLCAN (o NAFTA en siglas en inglés). Este último es el que finalmente nos tocaría más de cerca. La base de él empeorada es lo que constituiría el ALCA…

 

Articulado a esto tenemos el conocido y a esta altura siniestro problema de la deuda externa que ya es deuda eterna.

 

América Latina y el Caribe debían en efecto, en 1995, según el Banco Mundial, 650 mil millones de dólares, y en el 2001 pasaron a deber 760 mil millones. El tipo de inserción subordinada en el mercado mundial, lejos de traer prosperidad y desarrollo, como sostienen los pregoneros del neoliberalismo, y chupamedias cercanos, demostró ser una bomba de succión de recursos internos.   millones de dólares en 2001 a 42 mil millones de dólares el año pasado.

 

Esta sangría permanente de recursos hacia las arcas del capital financiero internacional.

Un cambio debe plantearse de otro lado y de otra forma.

En un reporte dado a conocer esta semana, el organismo multilateral señaló que

«siguiendo la tendencia mundial, en 2002 Latinoamérica y el Caribe pagaron 9 mil

millones de dólares más por antiguas deudas que lo que recibieron en nuevos

préstamos, a pesar del no pago argentino, puesto que es una de las regiones que más fuertemente dependen del financiamiento de la deuda de mercado».

Pero pese a todo esto una cosa es también  cierta, que pese a la política agresiva y genocida del imperialismo norteamericano, de la sangría que nos origina la estructura de poder mundial, los G7, los organismos internacionales que custodian el modelo neoliberal, los Tratados de Libre Comercio, los Plan Colombia, El Comando Sur (con sus 4 mil efectivos y todos los medios) y la complacencia y complicidad de gobiernos locales, la buena conducta de cierta izquierda, pese a todo los pueblos no han estado quietos, ni en nuestra área ni el mundo.

 

Un sentimiento de odio y repudio al imperio yanqui recorrió el mundo. Un sentimiento que tiene también un contenido de fuerte rechazo a todo un modelo que sólo genera creciente miseria.

 

Muchos de nuestros pueblos en América Latina han protagonizado duros enfrentamientos, importantes movilizaciones, reclamando, exigiendo, tomando. Una profunda indignación por tanta injusticia atraviesa los corazones de nuestra gente. Luchas importantes, con características diversas y hasta controversial alguna de ellas, han estado pautando este tiempo de pueblo en la calle. Así ha sido en: Perú, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Colombia, Méjico, Argentina, Brasil…

 

Y este país llamado Uruguay, si no es que el inefable Batlle acordó con Bush ponerle otro nombre, que es lo que tiene por delante.

 

Hemos estado hablando de guerra y la verdad es que la guerra, una guerra silenciosa y despiadada hace tiempo que llegó a este país que azotó a nuestra gente. Es la guerra de los que detentan el poder, es la guerra de una clase. Vino de la mano del neoliberalismo, de la flexibilización, de la competitividad, de los planes de enseñanza, de proyectos de libre comercio, de dependencia creciente, de deuda externa impagable, de población sobrante, de seguridades ciudadanas, de guerras de baja intensidad, de desatención de la salud y la vivienda, de genuflexión de políticos y técnicos de los gobiernos, de la buena educación de las “izquierdas”, de privatizaciones, de cierres de industrias, de aumento de la desocupación y la llegada de la miseria a niveles nunca vistos…

 

Y nuestro pueblo tampoco ha estado quieto pese a la miseria que crece. No está especialmente revuelto pero no está resignado. Se ha movilizado con enérgicas protestas, exigiendo diversas reivindicaciones…

 

Esa variedad de luchas populares dispersas, esa no resignación y bronca que anida en los corazones de los de abajo no puede terminar en impotencia. No debe terminar en impotencia. Ni tampoco en un: esto es lo que se puede. Procesar la creación de un frente de clases oprimidas, que reúna en un haz solidario y combativo parece ser el imperativo de la hora. Una fuerza social independiente, no atada al carro de partidos políticos ni cálculos electorales. Con la sensibilidad social suficiente para luchar con firmeza y sin claudicaciones por los de abajo. Es un desafío para todos y las organizaciones políticas que no centran sus practicas en el voto están obligadas, generosamente, a este esfuerzo.

 

En estos días hemos tenido también ese informe, lamentable, de la llamada Comisión para la Paz, que más bien podría llamarse, Comisión para la impunidad, para cubrir con un manto de juridicidad, diplomacia y cobardía todos esos horrendos crímenes en los que no faltó ni los hornos crematorios.

 

Esta tremenda cuenta histórica no puede saldarse jurídicamente ni con información de los verdugos. Esta cuenta se salda solamente siguiendo los sueños de nuestros queridos compañeros muertos y desaparecidos, luchando a fondo contra los productores de injusticia, contra este miserable sistema. Se salda el día que el pueblo entierre a este sistema. Y que su luz, sufrimiento y sacrificio siga alumbrando luchas emancipadoras.

 

Por eso en la figura querida de Gerardo Gatti, León Duarte, Elena Quinteros, Gustavo Insaulrralde, Pocho Mechoso, Idilio de León, Roger Julien, Queremos recordar a todos, a cada uno, de los caídos en la lucha soñando con un mundo mejor.

 

Mientras quede uno que quiera destruir este inmundo sistema capitalista, ellos nunca desaparecerán.

 

Por el Socialismo y la libertad.

Arriba los que luchan, compañeros”.


-- Descargar artículo como PDF --