Reportaje al compañero de FAU, Juan Pilo. Participante en la protesta contra el G8 en Evianne.

Con motivo de la cumbre que realizaran los países más poderosos del mundo, elG-8  en la ciudad francesa de Evianne, los grupos libertarios europeos: Alternativa Libertaria,  Organización Comunista Libertaria y No Pasarán (Francia),  CGT, Red Apoyo Mutuo (España), Organización Socialista Libertaria (Suiza),  crearon la Claaag G-8. Convergencia de luchas anti-autoritarias, anticapitalista, bloque rojo y negro. Se creó además la Vaaag, Villa anti-autoritaria, anti-G-8. que reunió durante una semana a un conglomerado de militantes libertarios de varios países, que se dieron cita en Anemmase, pequeña ciudad francesa, limítrofe con Suiza.

En el marco de esta actividad de resistencia fueron invitadas tres organizaciones latinoamericanas: Federación Anarquista Gaúcha (Brasil), Organización Socialista Libertaria (Argentina) y la Federación Anarquista Uruguaya.

– Lucha Libertaria: ¿Qué impresión te deja la situación política y social europea y en particular de los obreros?.

 

– Juan Pilo: Bueno mirá, la situación económica europea es de un nivel de bienestar que para nosotros desde estas tierras latinoamericanas, a veces nos parece como impensable, porque a pesar de haber desocupación, la situación del desocupado dista mucho de lo que conocemos por aquí como tal. Alguien que se encuentre en el seguro de paro, cuenta con muchas mas posibilidades de las que tenemos nosotros. Pensaba muchas veces en la cantidad de trabajadores uruguayos, que en muchas oportunidades no tienen  los jornales necesarios exigidos para tener derecho a seguro de paro, y cuando accedan perciben salarios de hambre.

La situación de desocupación es muy grande en Europa, pero de alguna manera económicamente están mucho mejor que por aquí. Por otra parte el trabajador aún puede hacerse cargo de las cosas básicas, eso se ve reflejado en varias de las ciudades que visitamos, por ejemplo en Barcelona, Valencia, Burgos, etc.

 

– LL ¿Muchos inmigrantes?.

 

– Hay una situación que es muy dramática, es el caso de los sin papeles. La inmigración latina y africana que busca posibilidades en Europa, y sobre ese punto se ve además de la política represiva, la diferencia de enfoques en el accionar de las diversas centrales sindicales europeas. Conversábamos acerca de lo difícil que es para una central sindical el tomar una posición, ya que hay muchas lecturas y vertientes acerca de este tema. El hecho de no tener papeles te transforma en una persona ilegal dentro de ese país, te quedás sin ninguna de las garantías del ciudadano, muchos inmigrantes viven mal, pero algunas centrales como la CGT y otras anarcosindicalistas, han tomado el tema y están trabajando con los sin papeles.

Esta es una situación de los inmigrantes que lleva a que muchos patrones toman este tema deslealmente, pagándoles menos salario, se les da un trabajo precario y sus derechos son mínimos. En ese plano las organizaciones de derechos humanos deben estar alertas. En el caso africano, en las costas de Gibraltar diariamente llegan inmigrantes en balsitas improvisadas, que en mucho casos mueren ahogados en la travesía, o son maltratados por la prefectura naval. Es un tema importante sobre el que los compañeros europeos están trabajando. Se está dando vuelta aquel proceso de inmigración desde Europa para estos lados que vimos hasta la primera mitad del 1900, donde aquellos inmigrantes fueron bien recibidos y muchas veces trabajaron codo con codo con los criollos en la formación o fortalecimientos de sindicatos obreros.S También gozando de toda la solidaridad ante su situación de hambruna o de persecución política.  Pero hoy el panorama político y económico ha cambiado, y de alguna manera, la baja tasa de natalidad que se da en Europa, es en parte cubierta por la inmigración.

 

– LL: ¿En la cotidianeidad, qué cosas llaman la atención de un  latinoamericano?.

 

– Juan Pilo: Muchas, pero me voy a referir a una en particular. Me llamó la atención el caso de Suiza, que junto con Francia encabezan los mayores índices de suicidios. Allí se instalan barreras de un plástico duro en los costados de los puentes, para intentar detener los suicidios. Son sociedades que su economía está saneada, pero en algún modo lo que te mencionaba te muestra una gran falla. Por ejemplo unas plazas hermosas, que en la hora de la tarde lo único que veías pasear eran perros, sólo de tanto en tanto ves niños jugando al aire libre.

 

LL: ¿Qué temas, además de lo mencionado, concitan la atención militante, en el movimiento europeo?.

 

– J.P. : Hay fuertes luchas vinculadas al tema de los recortes, en París hubo una manifestación de cerca de un millón de personas, denunciando los recortes a los beneficios sociales, sobre todo vinculados a las jubilaciones. El quite de conquistas históricas de la clase obrera se puede observar allí también. De todos modos lo que es considerado como salario base allá, anda en el entorno de los mil dólares mensuales, y cualquier recorte es muy peleado por los sindicatos.

También diversos gremios estudiantiles se encontraban en conflicto, que ven amenazados los beneficios que tienen como estudiantes, esto es: alojamiento, comida, material bibliográfico, etc. Estas movilizaciones, convocan a miles de personas, son realmente enormes en su cuantía. Tuvimos la posibilidad de participar en algunas de ellas, y fue algo que realmente te llamaba la atención. Si estabas parado en un punto fijo podías ver que durante 35 minutos no dejaba de pasar gente.

– LL: ¿cómo viste al movimiento libertario y su inserción en la sociedad?.

 

 

– Mirá, la visión que me dejó el movimiento libertario, sobre todo en el caso de Francia, España y Suiza es positiva. Tengo una grata impresión del trabajo de los compañeros.

Hay posibilidades interesantes. Por ponerte un ejemplo, en España la CGT, La Red Apoyo Mutuo, las bibliotecas y ateneos libertarios, todos ellos, cada cual desde su ámbito concreto, vienen articulando de manera interesante las peleas de su tiempo y de su espacio social. Hay un rescate de esa tradición libertaria tan arraigada en parte del pueblo español, sobre todo enmarcada en una perspectiva muy interesante a futuro. Poseen una muy buena infraestructura, y compañeros con experiencia, que pueden aportar mucho al movimiento libertario,  hay también bastante militancia joven. Compañeros muy activos como José Mari, Eladio, Cura, por nombrar algunos. Por supuesto, obviamente, que dista mucho de aquella España de 1936, la que tanto gravitó en el imaginario de nuestra Organización, de aquel auge revolucionario siempre recordado. Pero de todos modos, y en este otro tiempo histórico las posibilidades parecen ser buenas para el anarquismo en esta España del siglo XXI.

 

– LL: ¿Y en cuanto a la sociedad francesa y nuestra militancia libertaria allí?.

 

– En este último sentido nos podemos referir a la impresión que recogimos en nuestra breve estadía y no mucho más.  Destacaríamos que los compañeros de Alternativa Libertaria y Organización Comunista Libertaria y No Pasarán, todas ellas, cuentan con mucha militancia joven y en varios puntos del mapa francés.  Es también de destacar que allí la prensa libertaria tiene muy buena difusión, al tiempo que los diversos grupos están bastante coordinados, tanto a nivel francés como a nivel europeo.

 

– LL: Ahora que mencionás la coordinación a nivel europeo, ¿qué impresión te causó la coordinación contra el G-8?.

 

-Nosotros por suerte tuvimos la posibilidad de estar ya en la previa de toda esa movida.  Si bien los compañeros ya venían con reuniones desde mayo. Pudimos, por ejemplo, tener varias reuniones en Francia, donde se estaban ultimando los detalles de la marcha a realizar. Los grupos funcionaron con una coordinación muy buena, en un primer momento el encuentro iba a ser en Francia y los grupos se empezaron a juntar en Suiza. Luego nos congregamos en la Villa Libertaria, donde con el compañero de Brasil, de FAG,  hicimos unos talleres sobre la realidad latinoamericana, y allí nos sumamos a las reuniones preparatorias. Se estaban instrumentando los cortes de ruta, intentando informar a la población Suiza de lo que iba a ocurrir. Todas estas actividades se iban articulando vinculadas a la Villa Libertaria, donde durante una semana más de 10.000 personas se fueron sumando para la posterior marcha. Allí se iban realizando charlas, actividades de intercambio, se gestionaban los traductores para los invitados, el alojamiento, se comía en conjunto y cada cual dejaba el dinero que podía aportar. Todo estuvo muy bien organizado, y en un clima de fraternidad muy lindo, tanto es así que te cuento una anécdota que grafica esto: un compañero español perdió su billetera, y al otro día le fue devuelta intacta. Eso te muestra el espíritu allí reinante.

 

LL: En las instancias previas ¿cuáles fueron los ejes?.

 

-Uno de los temas en que mas hincapié hicieron los compañeros era en la horizontalidad. Permanentemente se preocuparon de que tuviéramos traductores. A pesar de que los que hablábamos en español éramos un puñadito, se preocuparon de que pudiéramos participar de las discusiones. También se hacía mucho hincapié en la difusión de los criterios a manejar en la marcha. Te digo como dato anecdótico, la noche antes de la marcha la cantina funcionó sólo hasta las 9 de la noche, y al otro día a las 8 de la mañana estaba todo el mundo en pie.

 

– LL: Y concretamente la marcha ¿Cómo se desarrolló?.

 

-Se marchó inicialmente por el pueblo de Anammase, hasta la frontera Suiza. Allí la idea era que pasaríamos la frontera para unirnos con la marcha que venía desde Suiza. Sabíamos que iba a ser muy difícil llegar al punto donde estaba reunido el G-8 por el aparato de  seguridad desplegado, había que cruzar un lago para llegar a Evianne. Los compañeros libertarios iban a la cabeza de la marcha, se iban coreando consignas constantemente, y la recepción de la gente del pueblo fue brillante. Por las ventanas bajaban botellas con agua para los manifestantes, haciendo caso omiso al terrorismo que venía haciendo la prensa en los días previos. Fue una caminata de más de dos horas, con un muy buen tono combativo, conseguimos pasar el puesto fronterizo y conectarnos con la marcha que venía desde Ginebra. Esa marcha era realmente enorme, arriba de 400.000 personas estaban allí manifestándose contra el G-8. Durante esa tarde hubo enfrentamientos con la policía, incluso para evitar el paso de los antimotines alemanes, dos personas se colgaron de una cuerda, uno a cada lado del puente. Y esa cuerda fue cortada por la policía, cayendo uno de los compañeros que quedó en estado grave. El gobierno suizo había llevado a los grupos antidisturbios alemanes para reprimir la manifestación. Lo importante de todo esto, es el hecho político que se generó, instalando la discusión a nivel de la población, y que en todo ese proceso el campo libertario fue uno de los protagonistas. Es fundamental demostrarle a los poderosos, que se reúnan donde se reúnan, los libertarios estaremos allí, junto al pueblo,  manifestándonos en contra de este modelo, e impulsando ese mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones, como decía el inolvidable y ejemplar revolucionario Buenaventura Durruti.

 

LL: ¿Cuál fue la sensación más importante que te quedó del viaje?.

 

-Es una cosa que te queda grabada, ver a tantos compañeros, tantas banderas rojinegras, ver el cariño y la solidaridad entre gente que no hablábamos el mismo idioma, pero sabiendo que tenemos un pensamiento en común y que lo queremos llevar a la práctica. Allí no había quien mandara, no había ni ejército ni policía ni gobernantes. Las asambleas eran horizontales, y si había algún inconveniente se resolvía entre todos. Creo que esto es una cuestión importante, además del objetivo de la resistencia al grupo de los ocho.

La villa libertaria y la coordinación europea, que esperamos que siga creciendo, es una herramienta fundamental de lucha del movimiento libertario europeo.

 

– LL: El  S.I.L. se reunió en París ¿Cómo ves esta instancia hacia el futuro?.

 

– La reunión de Solidaridad Internacional Libertaria stocó temas que hacen a la coordinación de los diferentes grupos europeos y latinoamericanos. La SIL fue creada para fomentar diversos proyectos, poniendo inicialmente el acento en el apoyo económico a proyectos de Latinoamérica. Es al mismo tiempo, un intento de nucleamiento social-político general de algo que estaba muy disperso. Como experiencia que tiene poco tiempo de existencia puede decirse que pese a estar compuesta por variados matices del campo libertario, arroja en sus primeros pasos un elemento trascendente a favor: proporcionar cierto sentimiento de pertenencia a algo común a una cantidad de organizaciones y personas. Por supuesto el avance no es sencillo ni corto, pero es un interesante comienzo. Nos parece merece un mayor interés y dedicación.

En este momento, en SIL, se están haciendo los mayores esfuerzos para aportar con la tarea de los compañeros en Brasil, sobre todo de la concreción de una imprenta que posibilite la impresión de textos libertarios en portugués. Esto es de vital importancia, para el mejor desarrollo del anarquismo allí. Eso quedó acordado, continuar con el proyecto de Brasil. Hay otros aspectos concretos además del apoyo a los proyectos de Latinoamérica.  Está también, el intercambio permanente de informaciones entre los grupos, materiales para las diversas publicaciones, y buscar la posibilidad de las traducciones para que el idioma no sea una barrera. Teniendo presente como estábamos participando juntos compañeros con diferentes experiencias en diferentes países, con situaciones muy específicas en cada lugar, con matices diferenciados sobre determinados aspectos del anarquismo, creo que fue muy fructífero el encuentro, la discusión, la búsqueda de acuerdos y ese, nos parece, debe ser el camino de relacionamiento. Por otra parte, así lo ha considerado siempre la fAu , darle la importancia que se merece al relacionamiento con compañeros de otras partes del mundo. Claro está que tenemos un eje aquí, latinoamericano, que debemos atender particularmente ya que hace a nuestra tarea regular, pero eso no excluye que también sea importante el intercambio con los compañeros de Europa y otros lugares del mundo. Y está, con honestidad y ateniéndonos a realidades, nuestra modesta disposición de contribuir a fortalecer esos lazos para el bien de nuestra ideología que pensamos más vigente que nunca. Intercambiar materiales teóricos, de estrategia, materiales políticos, coordinar cosas puntuales y concretas para mejor conocernos y respaldarnos en los avances que necesitamos en diversos terrenos.

 

– LL: Para finalizar este reportaje, ¿Creés que hay posibilidades de transformación social?.

 

– Bueno es una pregunta media grande. Te diré algunas cosas generales más que nada. Como sabemos el sistema capitalista es un sistema genocida, en esta etapa más que nunca, que no tiene posibilidades de desarrollar otra cosa que no sea la represión, individualismo, barbarie, opresión y la miseria de grandes poblaciones. Para los libertarios, los revolucionarios, para los pueblos que padecen cruelmente la bota de la dominación miserable sólo hay un porvenir que pasa por la ruptura de esta estructura de denominación. Una ruptura que requerirá todo un complejo proceso.

En este necesario proceso de cambio profundo, creo, el mov. Libertario, la ideología y propuestas libertarias, tienen, quizás más que nunca, un papel importante a jugar. Han caído históricamente paradigmas y propuestas llamadas socialistas. Nuestra propuesta está en pie y tiene mucha afinidad con todo un pensamiento y anhelo popular que ha emergido y crece. Como que aumentan sueños, a veces de manera confusa, acerca de una sociedad diferente, históricamente inédita. Con valores realmente de transformación, revolucionarios en el sentido profundo del término. Los libertarios tenemos que hundirnos con ganas en un proceso de esta naturaleza. Pero a esta altura de la historia nos gustaría tomar aquella frase de que “cuando se es yunque hay que saber aguantar, y cuando se es martillo hay que saber golpear”. En esa búsqueda de una sociedad diferente, donde el hombre no sea el lobo del hombre, tenemos que sumergirnos pero conociendo al mismo tiempo como son y operan las estructuras del poder dominante.  Las posibilidades están latentes, y el anarquismo es quien tiene la autoridad moral para hablar de socialismo, de cambio. Claro está no basta la razón y la moral, hay que construir una fuerza social-política con capacidad para participar activa y eficazmente en ese cambio. Te agrego un sentimiento. Estando allá en España, al visitar las tumbas de Durruti, de Ascaso, de Ferrer y Guardia, a uno le viene a la cabeza el heroísmo  de esos trabajadores que murieron peleando por ese mundo nuevo, que nosotros hoy en día, seguimos creyendo que es posible.

Que nos inspiren aquellas luchas y que castiguen con su ejemplo nuestras debilidades. Que los golpes o la comodidad no nos adormezcan. Ojalá podamos tener con nosotros ese ánimo de Almafuerte: “Si mil veces te caes, mil te levantas”.

 

 

 

 

 

 

 

 


-- Descargar artículo como PDF --