La salud privada está enferma.

Aquí sólo pretendemos realizar un breve racconto de la situación de la salud privada en el momento actual, así como de la actuación de la Multisectorial. Sin duda el tema amerita una consideración más exhaustiva.
Actualmente el sistema mutual lo componen 18 instituciones que atienden 967 mil personas y tiene como empleados a casi 28 mil funcionarios, 10 mil de ellos son médicos.
Las deudas actuales del conjunto de las instituciones es de 329 mil millones de dólares, tienen un déficit anual de un 10% como promedio. El cobro por socio es promedialmente de 42 dólares, esto no incluye tickets ni órdenes.
Las instituciones mutuales retienen un 10% del PBI anual.

Características del modelo actual

El modelo actual está centrado en la cura de la enfermedad y no en la prevención, hay una sobre especialización y no hay uso racional ni de la medicación ni de las tecnologías. Dentro del deterioro que las instituciones mutuales ofrecen está el atraso regular de los salarios y la posibilidad inminente de más pérdida de fuentes de trabajo. No hay un monitoreo regular de estas instituciones pese a la ley 15181 que establece que debe reglamentarse y ampliar el control de ellas. Tampoco a habido un control adecuado de los medicamentos y el uso de las tecnologías, así como de nuevas modalidades de atención domiciliaria que están implementando algunas mutualistas. Estas se están realizando no en función del enfermo sino orientadas al lucro.

La Multisectorial

En este marco descripto se crea la Multisectorial. Ella está compuesta por: Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Economía y finanzas, patronales (UMU, Plenaria Mutual), FUS y SMU. Tiene formalmente planteado como objetivo: el salvataje de las instituciones y el mantenimiento de la estabilidad laboral.
Los acuerdos a que ha arribado hasta el momento son: 1) la necesidad de priorizar los primeros niveles de atención de la salud. 2) mecanismos con miras a la protección el usuario. 3) elaboración de una lista de medicamentos (vademecun) para cada mutualista. 4) centralización de drogas de alto costo y mayor uso. 5) regulación de nuevas tecnologías, de tickets de medicamentos y de la gestión interna de las instituciones. 6) creación de una bolsa de trabajo (base de datos) con tres niveles. Se prioriza en el primer nivel hasta los sueldos de $ 6.000. 7) propuesta de fusión de las mutualistas en peligro de cierre. Las posibilidades de dicha fusión son con CASMU, Universal, Impasa y CUDAM. Las que están planteadas como pasibles de ser asimiladas son MIDU, OCA-Larguero, Comaec, Central Médica y Gremca. Por el momento Cima-España no está dentro de las fusionables.
En caso de cierre se darían 10 días de plazo para absorción de socios respetando su antigüedad y se instrumentaría la bolsa de trabajo para la posible absorción de los trabajadores quienes quedarían en lista de espera.
Las 6 mutualistas más comprometidas tienen 3.200 empleados y 120 mil afiliados. La apoyatura económica del documento base de la Multisectorial está pendiente de un préstamo del B.I.D.
Ante esta situación cabe preguntarse: ¿La Multisectorial llegará a buen puerto?, ¿El Ministerio de Salud Pública cumplirá su papel de regulador?. Es público, de acuerdo a las últimas noticias, que el Ministro que firmó estos acuerdos renuncia a su cargo a fines de este mes. Uno de los candidatos propuestos, que aparece con mayores posibilidades de sustituir al actual Ministro, es Pilón, quien fue representante de las patronales poco tiempo atrás, y ha manifestado públicamente su escepticismo sobre la Multisectorial y prioriza la flexibilización laboral e instalación de las 8 horas en la salud privada lo que significa aumentar la jornada en dos horas más.
Como a otros gremios al de la salud le esperan horas de lucha para lograr mantener su situación actual.
El tema salud, por lo implica como derecho humano debiera ser un problema de todos y no sólo de un gremio.

 


-- Descargar artículo como PDF --