Haz lo que yo escribo, y no lo que yo hago.

Sobre el cierre de la edición de Lucha Libertaria, nos llega la información, de que las instalaciones de La República, el diario “plural”, han sido ocupadas por sus trabajadores.La ocupación se desencadena ante el despido de ocho trabajadores, en una clara actitud anti-sindical. Los trabajadores reclaman el pago del salario vacacional del 2002, una actualización salarial que hace cuatro años no tienen, y el pago en fecha de los salarios.

 

 

Cuando a un alma reaccionaria le «salta el gil».

 

Ante los reclamos, la actitud de Fasano fue el despido inmediato de los ocho trabajadores, responsabilizando al gremio del cierre de la empresa, y hasta llegó a hablar de “fascismo de izquierda”, un término que hasta ahora sólo usaban Millor y García Pintos. Pero fue aún más lejos, llegó a enviar parientes a grabar las asambleas, que últimamente se han realizado fuera del diario por prohibición expresa de Fasano. E incluso, pedir al Ministerio del Interior el desalojo e intentó publicar su diario “plural” en las rotativas del ultraderechista “Últimas Noticias” propiedad de la secta Moon, lo cual no se pudo realizar ante la negativa de los trabajadores de Últimas Noticias.

Sandro Pereira, uno de los despedidos, admitió que se puede tratar de una maniobra de Fasano, que atraviesa un concordato por una deuda de seis millones de dólares. Por otra parte, la actitud represora de Fasano no es nueva. El primer despido por motivos sindicales en La República fue en 1988, cuando aún no había salido el primer número del diario.

Repudiamos profundamente la actitud reaccionaria de la patronal de La República, y expresamos nuestra solidaridad con los justos reclamos de los trabajadores, para sacarle la careta a tanto mentiroso, porque a veces cierta izquierda, también se puede transformar en un gran negocio.


-- Descargar artículo como PDF --