El Conflicto en la Salud.

Uno de los sectores más sensibles en el marco de esta crisis que vive el país es el de la salud, sobre todo salud pública, donde se atiende gran parte de la población. La situación llegó a tal punto en que la Federación de Funcionarios de Salud Pública dijo ¡basta!, y reclaman mejoras en las condiciones de trabajo, recursos para la salud y un aumento salarial de 2000 pesos. El 18 de agosto, en medio de la ocupación del Hospital Pereyra Rossell, Lucha Libertaria dialogó con el Secretario General de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) Alfredo Silva. Sus declaraciones son por demás elocuentes de la situación de la salud pública, por lo tanto omitimos comentario y le damos la palabra. 

– Lucha Libertaria: Estamos junto a Alfredo Silva, Secretario General de la FFSP, ¿cómo han llegado a este conflicto? ¿Cuáles son las causas del conflicto de la salud y cuál es la situación de la salud de todos los uruguayos?.

– Alfredo Silva: Para arrancar, por el final de tu pregunta… La salud de los uruguayos está en crisis, desde hace mucho tiempo. Ingresó en el CTI desde hace unos cuantos meses, en virtud de que los presupuestos que tenemos para efectivizar la salud de los uruguayos, 1.700.000 que se atienden en salud pública, más de eso si actualizamos cifras a los primeros días del mes de agosto del año en curso, evidentemente no dan. El Ministerio no está proveyendo de efectivamente todos los insumos en primera instancia, hablamos de medicación, hablamos de alimentación, hablamos de todo lo que necesitamos en los hospitales para trabajar, tenemos escasos recursos humanos y materiales como decía recién, como así también el tema de la situación general del país en lo sanitario: un sub-sector privado que se cae, que tiene serios problemas, empresas que han cerrado, seis empresas que han cerrado en el período de este (gobierno), con serios problemas en el hospital universitario. Todo eso hace que recaiga sobre las espaldas de Salud Pública. Evidentemente, es imposible con el presupuesto del año 2000, recortado en tres oportunidades, tener acceso, o poder dar una real atención en salud.

Llegamos a este conflicto en virtud de la tozudez de parte del Ministerio de Salud Pública con una propuesta presentada hace tres meses de aumento salarial, de condiciones de trabajo y sobre  todo, en lo que tiene que ver y encaminarnos hacia tener efectivamente los recursos materiales y humanos para poder trabajar, (lo cual) es de orden, que nosotros requerimos desde hace tanto tiempo. La plataforma tiene que ver con un aumento salarial de 2000 pesos, con el ajuste que nos da la ley de presupuesto del año 2000- el ajuste diferencial que no se ha instrumentado para nosotros, sí para la policía y para los maestros -, que se aplique o se distribuya lo que nosotros cobramos como productividad en el artículo 25 -que significa uno de los ítems por los cuales aumenta nuestro salario-, que se aplique la ley de asistencia integral en su totalidad y que además de todo esto, otra vez aparecen acá en este punto los recursos humanos, los recursos materiales para poder efectivamente, dar una asistencia.

Nosotros sabemos que al día de hoy, los créditos presupuestales de la mayoría de los hospitales están agotados a diciembre del 2003; que efectivamente estamos teniendo serios problemas con la atención, que el Ministerio raya en lo que tiene que ver con la omisión de asistencia en forma diaria tanto en Montevideo como en el interior, que la escasez de materiales cuanto más nos alejamos de Montevideo es mucho mayor, igual que los medicamentos, que tenemos un laboratorio como el laboratorio Dorrego de Salud Pública, que produce menos del 20% de lo que efectivamente debería producir; y además de todo esto, nosotros estamos sin poder dar la atención, más nada en lo que tiene que ver con lo humano. Porque estamos con serias carencias.

Llegamos a una situación actual, al día de hoy 18 de agosto a las 11 y pico de la noche, con un tema puntual: un conflicto desatado en la periferia de Montevideo, en los 11 centros dependientes del SSAE, con un paro por tiempo indeterminado que arranca el 16 de julio. Posteriormente, llegamos a un Plenario Nacional de Delegados el 5 de agosto donde se colectiviza todo el conflicto, donde hay medidas ya tomadas por algunos otros hospitales, con la permanente realización de asambleas para los trabajadores y para los usuarios del sistema, para informarles cuál es la real situación y hacia lo que vamos caminando, y evidentemente, el conflicto se colectiviza ese 5 de agosto, se toma la primer medida de ocupación a partir del 11 de agosto, que es la del Hospital Vilardebó. Se efectiviza la misma, se efectiviza después el Centro de Salud de la Costa y el viernes el Hospital Pasteur y hoy estaba fijada la ocupación efectiva del Hospital Pereyra Rossell.

Evidentemente el centro de referencia de niños (el Pereyra Rossell) de todo el Uruguay ha conmocionado mucho al Ministerio, fuimos llamados a negociar el domingo 17 a última hora de la tarde. Habíamos tenido previo una negociación el jueves anterior, cuando se nos ofrece una miseria de 300 pesos, a lo que nosotros contestamos que (ya) es suficiente la miseria que nos pagan como salario para que nos ofrezcan una limosna de 300 pesos, y llegamos a la negociación del domingo 17 donde efectivamente, lo único que se nos plantea -no se nos plantean cifras numéricas- solamente que habría un refuerzo de rubros parte de Economía y Finanzas, solicitado por el Ministerio desde hace mucho tiempo, que se nos estaría dando, que sería el aumento para todos los funcionarios, porque antes había una discriminación la cual nosotros no compartimos, nosotros decimos que tenemos el orden de unos 11 mil funcionarios donde estaban incluidos los médicos, que no cobran salarios dignos, que estaban por debajo de los cuatro o seis salarios mínimos nacionales, y que efectivamente nosotros queremos una aumento salarial para todos. Esa remuneración ingresaría por el rubro 0.

Sin cifras, con un período de stand by en cuanto a las ocupaciones ya fijadas, en primera instancia Pereyra Rossell, en segunda instancia el día martes Santín Carlos Rossi y en forma sucesiva  cinco centros más que pretendían ocupar en la semana y que ya tenían resolución de sus asambleas generales y que querían llevar adelante la medida. Ese domingo, previa reunión con el SMU para acordar algunas cosas, donde tampoco manejaban una cifra exacta, solamente algún tipo de porcentaje, donde además también (en) la reunión a ambos se nos había ofrecido un mayor horario, el cual rechazamos de plano, porque si nos dan un aumento salarial no nos pueden dar un incremento de horario; dijimos que era una cosa de principios, que nosotros no transábamos con el tema de horarios, al igual que lo hizo el Sindicato Médico y de ahí tuvimos un Secretariado Ejecutivo en la Federación, donde en primera instancia y ad referéndum de la asamblea del Hospital Pereyra Rossell para el día lunes a primera hora antes de la ocupación, nosotros presentamos una moción, de que nosotros quizás podíamos dialogar, aceptar la tregua de 48 horas y el martes a mediodía sentarnos a negociar sobre números que ellos decían que iban a ser números firmes y cifras exactas con referencia a lo que serían los salarios de los no técnicos.

Llegamos al día lunes a la asamblea del Pereyra, se reunieron los compañeros, ya estaba todo preparado para ocupar, estaban avisadas todas las partes; se hace la asamblea, los compañeros bajan la propuesta que había discutido el Secretariado el domingo en la noche, la asamblea general mayoritariamente, hubo unas (pocas) abstenciones, el hospital rechaza el stand by y ratifica la posición de ocupar. A partir de las 9 y media de la mañana nos constituimos el resto de los compañeros, nuestro escribano y nuestro abogado y comienza todo este proceso que aún hoy a esta hora, llegamos sin la ocupación y la firma de las actas en virtud de que el tema legal se ha venido encarajinando de una forma completamente lamentable por parte del Ministerio y con el decreto de esencialidad entre medio. Ese decreto de esencialidad, que es completamente anticonstitucional, nosotros teníamos nuestro abogado, llamamos un abogado de la Central, y convocamos al doctor Sarthou, grado 5 de Derecho Laboral, para que nos asesora conjuntamente con nuestro grupo de escribanas y todos los directivos de la Federación. En ese aspecto, los abogados llegan al acuerdo de que es completamente inconstitucional, se plantea así. Aparece otra vez una posibilidad de diálogo por parte del Ministerio, también se constituye la Central, el Secretariado, damos un informe. El Secretariado había tomado resoluciones que las estaba haciendo públicas hace un instante y también se está desarrollando una asamblea de los trabajadores del hospital Pereyra Rossell, porque aparentemente, lo que habría para negociar, sería un piso de 1000 pesos. Eso fue ofrecido hoy recién a las 12 horas, entre llamada y llamada del Subsecretario y del Subdirector General de ASSE, que nosotros rechazamos porque no estaba dentro lo que nosotros evidentemente (estábamos mandatados). Estamos mandatados para negociar por 2000 pesos. La asamblea -obviamente- del Pereyra Rossell va a ratificar sellar la ocupación, puesto que la contrapuesta sería dialogar, no llegar a la ocupación en forma definitiva, hacer un stand by hasta pasado el mediado de mañana. Hay amenazas por parte del Ministerio con Juez y el Ministerio del Interior por el tema del desalojo. Nosotros creemos que es un real desacierto por parte del Ministerio efectuar un desalojo de los cuatro hospitales. Debemos de acá, de tener la cabeza fría y pensar, que si  nosotros llegamos a esta situación, llegamos impulsados en primera instancia por la poca capacidad de negociación por parte de las autoridades del Ministerio o del propio Ministro mejor dicho, porque sabemos que otros mandos medios han hecho esfuerzos y han dialogado con nosotros, pero no ha servido para hacerle comprender al Poder Ejecutivo cuáles son las reivindicaciones  reales de los trabajadores, que no pasan solamente -vuelvo a repetir- por el tema salarial, sino que pasa porque se le busque una solución real y fundamental al tema salud; que logremos que todos los uruguayos tengamos una salud digna, que efectivamente podamos en el ámbito en que nos encontramos, en el marco socioeconómico  y político que nos encontramos transitar hacia un Sistema Único Nacional de Salud, porque si dejamos que los subsistemas caigan no vamos a poder reconstruir nada. Nosotros creemos que el Sistema Único Nacional de Salud es la mejor salida, acá se debe defender que todos los uruguayos podamos tener una misma asistencia más allá de lo que aportemos -el que tenga más aporte más y el que tenga menos aporte menos- y que podamos tener una cifra mucho menor a la que tenemos –hoy tenemos casi una cifra alrededor de los 350.000, casi 360.000 uruguayos que no tienen ningún tipo de cobertura- y que ni siquiera pueden acceder a una consulta mínima, por indocumentación o por cualquier otro tipo de lo que significa la burocracia asistencial y sobre todo lo que nos lleva a no tener un sistema preventivo sino un sistema curativo caro y que evidentemente redunda en las condiciones sanitarias que tiene hoy el país.

 

– LL: ¿Cómo sigue este conflicto?.

– Alfredo Silva: Nosotros tenemos la posición del Plenario, que va a cambiar salvo la decisión de un nuevo Plenario. Seguramente, supongo, se va a ratificar la ocupación del Pereyra y mañana si sigue existiendo  la voluntad de dialogar del Ministro dialogaremos, porque para eso estamos mandatados. Seguimos insistiendo y creemos que los rubros están, que hay que hacer los últimos esfuerzos, los últimos ajustes; el propio Ministerio de Economía en la madrugada del 2 de agosto cuando recibe a la Federación con el Secretariado Ejecutivo de la Central nos dice que los rubros deben darse dentro de Salud Pública, que se redistribuya, que se haga un real y cabal desmenuzado de los rubros y que se aplique la posibilidad de reajuste que nosotros estamos pidiendo. Creemos que eso efectivamente se puede hacer, creemos que puede existir todavía la voluntad del Ministro y que debe entender que muchas veces esta Federación ha negociado, ha tenido conflictos, ha dejado labradas actas, ha llegado a acuerdos, ha refrendado y ratificado y han salido garantes diputados y senadores de las Comisiones de Salud del Parlamento y los acuerdos no se han cumplido. Es por eso, que quizás la posición un poco dura y si se quiere ver hasta un poco intransigente, quizás por parte de la población puede parecerle la medida de la Federación. En realidad, nosotros no solamente peleamos por nosotros, una vez más no priorizamos el tema salarial sino que vamos de la mano de las reivindicaciones de los usuarios; queremos que esto quede bien claro.

Que el usuario acá, si nosotros logramos los recursos humanos y los recursos materiales va a tener una mejor atención, una atención más dinámica, realmente se va a poder acceder a la atención en la forma en que el Ministerio, haga un efectivo gasto sobre lo que tiene que ver con la atención, la medicación, los insumos, incluida la alimentación y podamos así obtener mínimamente un sistema sanitario que camine nuevamente y guiado hacia eso que parece tan lejano, que nosotros creemos que efectivamente se puede dar que es el Sistema Único Nacional de Salud.


-- Descargar artículo como PDF --