Editorial.

La memoria como herramienta de lucha
En la construcción de un imaginario social hegemónico útil y funcional al nuevo estilo de dominación del capitalismo que genere una actitud de consenso y acatamiento, es estrétegico la ignorancia de la historia. Y dentro de éste esquema hay que ubicar el estado del alma que cita Batlle y ha cautivado asombrosamente a muchos que nos sorprendieron, y a otros que si lo esperábamos porque son coherentes con sus claudicaciones. Y, porqué el estado del alma?. Porque es imposible justificar las acciones de las fuerzas represivas en la dictadura. No hay *tica que pueda perdonarlo sin entrar en contradicciones. Quién puede justificar el ajusticiamiento de presos y niños? Tanto para las violaciones de los DD.HH. como para otros temas, como: que pasó, cuales fueron las luchas y cuales fueron las diferentes posturas ideológicas y políticas en el período, en el seno del mov. popular. Muchos son los interesados en éste lavado de cara y tirar mantos de olvido. Esta actitud de manejar a voluntad el tiempo, lleva a ignorar lo que pasó en nuestra historia incluso 80 años atrás o mucho mas atrás aún, en una borratina que no tiene mas límite que el capricho y los temores de los mercenarios al servicio de la mentira. Primero se trata de ignorar, minimizar, es el “no importa”, “ya fué”, “solo miro para adelante”. Y cuando la negación no es posible se pasa a reescribir, a inventar “relatos” funcionales a las clases dominantes o relatos de ocultamiento y justificación de pequeñas y profundas traiciones. Por eso, la memoria , mostrar y difundir la historia; son actividades hoy, con un fuerte tono revolucionario.

Por eso nuestro reconocimiento a los viejos luchadores del sindicato de FUNSA que rebelaron ante la mentira y el olvido hipócrita, homenajeando y recordando a León Duarte y Washington Pérez, símbolos, no solamente anarquistas, sino de toda la lucha, la rebelión, de lo mejor de la lucha de los oprimidos por un mundo nuevo.

Y en la otra punta de la escala generacional y mostrando que los viejos luchadores no est*n solos; el recuerdo para la gurisada que mandó al carajo el frío, la lluvia y la tormenta, y recorrió cuadras y cuadras recordando a los mártires. Miles de muchachas y muchachos, que con su presencia marcan que va a ser muy dificil a los de arriba y sus cómplices, hacer triunfar el olvido.

 


-- Descargar artículo como PDF --