Declaración final de las Jornadas Anarquistas de Porto Alegre en el 2002.

Desde hace años el modelo llamado neoliberal azota despiadadamente los intereses y las conquistas de nuestros pueblos. Un modelo imbricado en un sistema de dominación conformado para el disfrute de una minoría y la miseria creciente y cruel de una gran mayoría del planeta. Es este un momento en que el gran gendarme del mundo, el global imperialismo norteamericano y sus socios, aumentan medidas represivas a nivel mundial, tratando hacer compatible sus monstruosa estrategia con prácticas políticas y circulación de símbolos que la justifiquen, como es el caso del bombardeo de Afganistán, después del ataque a las torres gemelas. Carente de enemigos, el estado norteamericano, se reestructura en base a una ideología “antiterrorista” que sirve de sustento a una política de mayor intervención en todos aquellos lugares que le interese, ya por razones políticas, estratégicas o económicas. se mencionan otros países a bombardear, caso Irak o a intervenir casi directamente, ejemplo “Plan Colombia”. En tal contexto el estado de Israel aumenta su política agresiva y usurpadora contra el combativo pueblo palestino. Invasión de territorios y sangre en consecuencia. Son momentos también en que los distintos puntos del mundo, los pueblos libran diversas luchas. En Europa multitudes ganan la calle repudiando el neoliberalismo globalizador. tal es el caso de las manifestaciones, con fuertes episodios de combatividad, en Seatle, Quebec, Davos, Gottemburgo, Génova. Al mismo tiempo en América Latina, en el marco de distintas condiciones sociales y económicas, en poco tiempo, los pueblos de Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina, han protagonizado duros enfrentamientos, muchas veces desesperados, por romper ese circuito de miseria y brutal injusticia que los aprisiona. Esta etapa del capitalismo dejo atrás la formula del nada generoso “Estado del Bienestar”. Esto ha producido modificaciones en varios terrenos. Ciertas regulaciones fueron quedando en el camino y muchas conquistas, logradas con intensas luchas por los pueblos, fueron aceleradamente atropelladas. La desocupación, el hambre, la marginación, la exclusión, la superexplotación, la falta de vivienda, de atención de la educación y la salud de los pobres se constituyo en una realidad permanente sin perspectivas de cambio. Lo contrario a esta situación fue un aumento nunca visto de la riqueza de los que más tienen, la corrupción muy generalizada de los “estamentos” políticos y de ciertas instituciones sociales como la burocracia de las grandes centrales obreras. Las transnacionales, el capital financiero, exprimieron a fondo, cruda y despiadadamente, a los países La gran mayoría de los políticos con genuflexión, complicidad y corrupción entregaron a las transnacionales todo lo que era rentable. La inutilidad de los mecanismos de la democracia burguesa, en función de los intereses de las grandes mayorías fue quedando al descubierto para la gran parte de la población. Los espacios de ilusión, aquellos que establece el sistema para que en su seno se realice la participación de la gente, fueron percibidos de manera creciente como lo que son: dispositivos para la manipulación y el control de las poblaciones. La división de poderes para asegurar la “democracia” mostró la verdadera faz. Y la inefable justicia, avalo y participó de la corrupción. Todo lo que viniera del poder, no importa que fueran enormes robos descarados, estaba legitimado o tendría a lo sumo una leve sanciòn. El pueblo fue ocupando las calles y convenciéndose que solo con la acción directa se puede ganar algo.Vinieron los piquetes, los cortes de carretera, los cacerolazos, la expropiaciòn de supermercados, la quema de instituciones gubernamentales, el destrozo de los bancos y de otras sedes transnacionales. el pueblo en la calle se enfrentò al estado de sitio, y a la represiòn asesina. El descreimiento sobre esas forma de hacer polìtica se fue generalizando, pidiendo en la calle “Que se vayan todos los polìticos”, “Los polìticos son unos tramposos y unos mentirosos”. “Nosotros tenemos que unirnos, solo en nosotros podemos confiar”. “La democracia de verdad somos nosotros”. La situaciòn y la lucha popular en Argentina deja una notable enseñanza para esta època. Por un lado vemos a donde nos lleva el modelo neoliberal, por otro, que la desesperaciòn, la indignaciòn, la brutal injusticia mueve multitudes dispuestas a la lucha Con todas las limitaciones que puedan tener estas mobilizcidones ¿no estaràn incubamdo algo?

Foro social mundial 2002
El Foro Social Mundial es producto de una amplìa articulaciòn de fuerzas polìticas, sociales e institucionales de todo el mundo, basada en una alianza de clases que incluye a los empresarios capitalistas llamados progresistas. Esta amalgama de fuerzas se reune, no por casualidad en un estado de Brasil que tiene tradiciòn de gobiernos del Partido del Trabajo, PT, tiene por objetivo plantear polìticas propositivas contra el neoliberalismo. Para ello, el proyecto socialdemocrata necesita demostrar que es capaz de producir bienestar para los sectores sociales vìctimas directas de la opresiòn capitalista. La mejor propaganda de esta capacidad, es la de un capitalismo gestionado a nivel local por un progarma social socialdemocràta en un paìs perifèrico, pobre y latinoamaericano. La referencia que se està intentando construir desde “un capitalismo posible” son las experiencias de los gobiernos del Frente Popular (cuya hegemonìa es del Partido de los Trabajadores-PT) en el municipio de Porto Alegre y el Estado de Rio Grande do Sul., en consonancia con otras expresiones mundiales de “gestiòn capitalista humanitaria”. De esta forma nacen unas nuevas relaciones internacionales en un Frente que quiere imponer un nuevo proyecto: el neoreformismo, que se promueve a costa de la miseria del tercer mundo y de las expresiones populares legìtimas de resistencia. La “racionalidad propositiva”, que reivindica el FSM desde su nacimiento conlleva el criterio de no promover la acciòn directa popular contra las institucioens econòmicas financieras responsables del poder global capitalista. De hecho si alguièn de sus invitados lo intentase serìa represaliado por la policia que ellos mjsmos dirigen. En el año 2002, marcado por la coyuntura de las elecciones presidenciales del pais y del estado de Rio Grande do Sul, ven en Porto Alegre su proyecto de gobierno que pretende presentar con la izquierda reformista. Estas jornadas anarquistas serviran para marcar las evidentes y claras diferencias entre la socialdemocracia y su proyecto de gestor del capital y, el socialismo libertario, que se acredita con su lucha dìa a dìa, para fortalecer las condiciones necesarias para revoluciòn social y el establecimiento de una sociedad sin explotadores y explotados. Las diferentes intervenciones que ha habido en estas jornadas, ven la necesidad de una corriente ideològica que estè insertada socialmente y proponga una transformaciòn radical, y para que la misma sea coherente debemos estar organizados. Ante el fracaso de las metodologìas de la izquierda tradicional y de sus paradigmas, es urgente, un anarquismo capaz de desarrollar nuevas metodologìas de acciòn adecuadas a la realidad y profundamente insertadas en ella, haciendo funcionar en la pràctica la autogestiòn y la acciòn directa. Con todas las limitaciones que puede haber tenido estas Jornadas Anarquistas contra la globalizaciòn capitalista, han sido un èxito de participaciòn y de contenido, por el gran nùmero de gente interesada en el anarquismo y por el gran nùmero de organizacioines y grupos anarquistas de Brasil, America Latina y del mundo que han colaborado en la celebraciòn de este evento, cuyas aportaciones nos muestra que nuestra ideologia va ser cada màs concreta, propositiva y comprometida con > las realidades sociales donde vivimos.
POR EL SOCIALISMO Y POR LA LIBERTAD:
Federaciòn Anarquista Gaucha, Federacion Anarquista
Cabocla, Federaciòn Anarquista Uruguaya, Colectivo Luta
Libertaria, Laboratorio de Estudios Libertarios.

 


-- Descargar artículo como PDF --