Breve Balance del Año 2004.

En este año electoral, de tantos jingles, campañas y sloganes, desde abajo, muchas veces silenciosamente, se ha continuado con la militancia social cotidiana, ese trabajito de hormiga tan necesario para procesar cambios reales y efectivos.Sabíamos que no sería un año fácil para nuestra militancia. Que en algunos planteos, nuestras posturas iban a quedar un poco opacadas ante la marejada electoral. También que muchos militantes con los que compartimos tareas en los ámbitos de inserción iban a estar mas metidos en lo político partidario estrictamente. Pero el laburo que se ha comenzado debía continuarse a pesar de los pesares, y así se hizo.

Sin prisa y sin pausa, aportar al fortalecimiento de las tareas de inserción en los diferentes ámbitos, desde una perspectiva de independencia de clase. La verdad es que ya sobre el fin del año, podemos decir que se han consolidado algunas de las tareas sociales que la militancia de fAu ayudó a forjar.

En el terreno de las radios comunitarias, se han ido afirmando los proyectos de “En Construcción” de Santa Catalina, y “fm La Lucha” en la zona de La Paz (canelones). También en Canelones, la radio comunitaria “Memorias” de El Pinar. Todos proyectos bastante nuevos, que han ido tomando cuerpo y logrando aumentar su inserción con el barrio, logrando nuclear vecinos en torno a un planteo comunicacional y de militancia en torno a las problemáticas de la zona en primera instancia, y coordinando actividades de tono mas general de la sociedad.

También en el proyecto de Ateneos barriales se ha ido creciendo. Además de los ya existentes en Cerro y Las Acacias, este año se comenzó en la zona de Colón con el Ateneo Germinal. Un planteo que fue bien recibido por el barrio, y que de a poco se ha ido afianzando, contando al día de hoy con una buena gama de actividades que van desde los talleres de expresión para niños, biblioteca, proyección de videos, debates, huerta orgánica, y las transmisiones de la radio comunitaria. También en la zona de El Pinar, se ha comenzado con los trabajos Pro-Ateneo Pinar Norte, en esta misma línea de trabajo.

Una línea de trabajo abierta a la recepción de aportes. Que apuesta a la participación responsable, a las decisiones colectivas y horizontales, combatiendo los dirigentismos, que nadie “baje el lineazo” como se dice habitualmente. Sobre esto creemos que la militancia de fAu está allí para aportar, para dinamizar algunas cuestiones, para arrimar el hombro a la solución de algunos problemas. La organización política no sustituye a la pelea de las organizaciones sociales, puede aportar desde su interna, mas siempre interactuando con compañeros que probablemente tengan otros enfoques.

No creemos en una militancia para los convencidos, ni exclusivamente para anarquistas. El marco de los compañeros, en el terreno de la pelea social debe ser amplio, tendiente siempre a buscar el buen entendimiento entre los de abajo, para ir fortaleciendo las herramientas de lucha existentes, y creándolas allí donde no las haya.

Nunca creímos que vayan a llover las soluciones para los de abajo. Habrá que pelearlas, habrá que irlas construyendo, y para eso hay que estar organizado. Procesar instancias de encuentro, en primer término para la solución de problemáticas concretas o particulares de parte de los directos interesados, y luego procesar las instancias de coordinación de las diversas actividades. Ese vínculo, esa expresión de solidaridad y de mutuo apoyo, son de vital importancia para desarrollar las actividades. Intercambiar experiencias, procesar posturas comunes ante los temas generales que atañen a todos. Una trinchera común de todos aquellos que creemos que sólo el pueblo organizado es garantía de nuestros intereses.

Es en tal sentido, que desde hace ya un par de años venimos trabajando en el proyecto del Espacio de Solidaridad y Apoyo Mutuo. Este Espacio, nació por allá por agosto del 2002, en plena represión a las radios comunitarias, corralito, “saqueos”, milicada apaleando gente pobre. Así comenzamos la campaña por la libertad de los “presos del hambre”. Desde allí, hemos venido aportando con nuestras humildes fuerzas a la causa de nuestra clase.

Durante este año, hemos trabajado en diversos temas, fundamentalmente en el marco de la pelea por los derechos humanos, participando y convocando a las movilizaciones populares en fechas como el 20 de mayo, 27 de junio, 24 de agosto, etc. Pelea que no está culminada ni por lejos, queda mucha tela que cortar y habrá que seguir reclamando, seguir manteniendo las banderas en alto. Resistiendo con memoria y dignidad, contra el olvido. Exigiendo justicia, continuando la pelea de tantos compañeros que lo dieron todo por un futuro colectivo de solidaridad. Que ese ejemplo siga vivo hoy en nosotros.

En esto de rescatar lo mejor de nuestra historia, de mantener viva esa cultura obrera de dignidad y pelea, como año a año se viene haciendo desde hace décadas, se convocó desde el Ateneo del Cerro a la columna del 1° de Mayo. Llegando la histórica marcha al acto convocado por la Convención de Trabajadores. Ésta marcha, que es la mas grande de las que llegan a dicho acto, contó con muy buena participación de gente y con un buen nivel de combatividad. Coreando consignas, pateando desde el Cerro, pasando por La Teja hasta la Plaza Mártires de Chicago, miles de personas decían presente. Esa fecha histórica de la lucha de los trabajadores, nos halló codo a codo trabajando con organizaciones barriales y sindicales, manifestando en la calle, nuestra bronca y nuestras esperanzas.

Otro de los temas acerca de los cuales trabajamos durante este año, ha sido la lucha contra la privatización del agua. En los diversos barrios y sindicatos, hemos estado trabajando, enfrentando al modelo capitalista, en defensa del derecho de todos a tener acceso al agua potable y el saneamiento. A la hora del cierre de esta revista, han comenzado algunas interpretaciones un tanto retorcidas acerca del texto aprobado por el 64.5% de la población. Sin caer en alarmismos, habrá que estar atento a los acontecimientos, para que efectivamente se termine con los negociados de las multinacionales en torno a un recurso tan vital como es el agua. Mucha militancia y esfuerzo se volcó en torno a esta tarea. Todo el espectro de la izquierda aportó en este asunto vital que hoy un puñado de dirigentes quieren acomodar en torno a su “gobernabilidad”. Ya se dijo muy claro. NO A LOS NEGOCIADOS DE LAS MULTINACIONALES EN TORNO AL AGUA. Y la garantía para que esto se cumpla, la forman las organizaciones populares firmes y movilizadas.

En torno al tema del agua las actividades fueron diversas. Propaganda con muros y volantes, charlas de información, mesas por el agua, y en la zona de La Paz, la radio La Lucha y el Ateneo Germinal convocaron a una marcha el día 27 de octubre, que se desplazó por el centro de La Paz, quemando un muñeco con la cara de Bus. La movilización logró agitar un poco esa ciudad que aún conserva mucho de “pueblo”. Los vecinos participaron expresando su parecer. Haciendo sentir un NO a este modelo.

Nos parece, que este planteo de fortalecimiento del Espacio de Solidaridad y Apoyo Mutuo hoy tiene plena vigencia. Consolidar un espacio plural e independiente, que busque ser expresión de las diversas peleas que se dan en estos tiempos. Que esas peleas que muchas veces se dan de manera aislada, estén rodeadas de solidaridad. Para las problemáticas que nos son comunes, instrumentar herramientas de lucha conjunta. Con las organizaciones populares a la cabeza, para que las urgencias por las que peleamos, no queden sujetas a “posibilidades del mercado”. Hay un montón de gente que no podemos esperar mas, tenemos que conquistar mejoras reales y no ser números en las estadísticas.

Cierto es, que la situación política ha cambiado, pero no hacemos acuerdos con quienes plantean “treguas”, “dejar gobernar”, o “pacto social”. Aquí, en este Uruguay del 2004, hay sectores con intereses bien distintos. Los que tenemos que rompernos el lomo para poder comer tenemos que generar nuestras instancias, nuestras instancias políticas propias. Y cuando decimos instancias políticas no decimos puestos, ni cargos. Hablamos de generar herramientas de pelea por nuestros intereses. Lugares donde juntarnos, debatir y compartir nuestras problemáticas. Buscar la salida a la situación tan jodida que estamos viviendo.

Crear espacios, generar soluciones. No podemos sentarnos a esperar que otros nos brinden respuestas. Si hay sectores que se sensibilizan, bienvenido sea. Pero la cuestión fundamental es lo que podamos generar por nuestros propios medios. Las urgencias y las necesidades que tiene la población son muy concretas, y en eso no caben especulaciones. Habrá que seguirse organizando en tanto oprimidos, buscando salidas colectivas, enfrentando las injusticias, construyendo un futuro de dignidad. Y para eso, no se puede caer en sectarismos, ni tampoco comprar espejitos de colores.

 

A FORTALECER LAS ORGANIZACIONES POPULARES,

QUE SON LA ÚNICA GARANTÍA DE CAMBIO.

PARA LOS POBRES DEL MUNDO,

TODOS LOS TIEMPOS SON DE PELEA.

SALUD.


-- Descargar artículo como PDF --