Brasil, crónicas de lucha y organización de clase.

Los cartoneros y clasificadores fortalecen en el departamento un movimiento clasista y combativo

Después de un mes de entrega militante, preocupada con las tareas de organización, tuvo lugar en una villa periférica de la ciudad de Gravataí el encuentro departamental del “Movimento Nacional dos Catadores de Materiais Recicláveis”. Sábado (06/11/04) por la mañana temprano ya venían llegando las delegaciones de trabajadores y trabajadoras, jóvenes y niños, de distintas partes del Río Grande del Sur.

La música popular gaúcha, vertida del nativismo más rebelde del pampa sur-americano, hizo la recepción de los compañeros y compañeras que venían a decir ¡PRESENTE! al “Movimento dos Catadores (MNCR)”. Un saludo lleno de fraternidad proletaria era hecho a los recién llegados.

En la primera hora de la tarde el salón del encuentro estaba repleto, más de 400 delegados, venidos de 20 ciudades, erguían el puño en alto y hacían coro en las canciones de combate de la clase trabajadora. “Viene Catador, recuperar la dignidad, luchando pá construir un socialismo con libertad”, así cantaban las voces.

La apertura dio lugar para los votos de solidaridad de los movimientos sociales del campo y la ciudad: Sin tierra, atingidos por represas, desocupados, comités de resistencia de los barrios, sindicatos, todos testigos del avance de los cartoneros y clasificadores como expresión de clase del escenario urbano.

El encuentro fue un espacio para ampliar la organización de base, extender la mano a los compañeros solitarios y desarrollar la conciencia gremial de los trabajadores más precarios que simboliza el “catador”. Los grupos de debate partían de la reconstrucción de la memoria histórica de los oprimidos. Discutían las orígenes de cada uno, el martirio del pobre frente a la miseria que empuja el sistema capitalista, las condiciones sociales y económicas que hicieran surgir el catador.

Los grupos llevaban los nombres de hombres y mujeres que están en el patrimonio de los símbolos de los pueblos latino-americanos y la clase oprimida: Zumbi dos Palmares, Sepé Tiarajú, Tupac Amaru, Emiliano Zapata, Espertirina Martins, entre otros más. Valientes hijos/as del pueblo que cuentan en sus actos la historia de más de 500 años de resistencia indígena, negra, obrera y popular.

Un grupo en particular, con representación de todas las bases, estaba enroscado en el debate y instrucción de la salud del trabajador y estuvo apoyado por estudiantes solidarios de la universidad publica. Niños y adolescentes igualmente tuvieron sus espacios para la cultura y el ocio articulada a los temas del encuentro.

El domingo fue guardado para que los grupos debatieran el concepto, los principios y los objetivos del Movimento dos Catadores de Materiais Recicláveis. También para formar las instancias de organización en cada región del departamento y reforzar el federalismo del movimiento con una base de acuerdos. Los métodos de acción directa popular, el apoyo mutuo como valor solidario de los oprimidos, la independencia de la clase trabajadora frente a los gobiernos, partidos y patrones, la democracia directa marcarán el estilo del movimiento combativo que está en proceso. La autogestión de los trabajadores sobre la cadena productiva de los reciclados fue el concepto finalista declarado por el encuentro.

El día terminó con una animada confraternización de las delegaciones apoyada en la consciencia y en los sentimientos generados por el evento.

 

Desde el programa que operamos con el Comitê de Resistência Popular en Viamão la radio transmitió para un radio de 40 km. una charla con delegados del encuentro estadual, su evaluación y las perspectivas de lucha de clase hacia adelante.

Lunes tempranito los autobuses tomaban la dirección de Porto Alegre para aplicar la medida de lucha aprobada por el encuentro de los catadores. El gobierno departamental no cumple la pauta negociada con catadores y desocupados, después de más de un año de conflicto. No quiere firmar el convenio que crea más frentes de trabajo y ni abrir crédito subsidiado para proyectos productivos y comunitarios de las organizaciones populares. El Movimiento de los Sin Tierra, los Comitês de Resistência Popular y el Movimiento de los Trabajadores Desocupados son aliados en esta movilización de calle. Cerca de 500 manifestantes embotellaron el tráfico durante su corta marcha y se concentraron frente al edificio de la Secretaria Estadual del Trabajo bloqueando la entrada.

Durante las negociaciones, una vez más, los representantes del gobierno insultan a los movimientos sociales, se trancan con la burocracia y ahora con dispositivos jurídicos que criminalizan a los actores populares de este conflicto interminable.

El mismo gobierno que corta frentes de trabajo hace política de clase para los industriales, la banca y los latifundistas. Exenciones fiscales para empresas de alto calibre, favorecimiento a las exportaciones del agronegocio y pago servil de la deuda publica del gobierno Lula, esta última también una administración dominada por las líneas del FMI.

 

Por Federação Anarquista Gaúcha – 10/11/2004

 

Elecciones municipales de 2004: ¡cuando el PT  y la derecha son una cosa sola!

Entramos en los dos meses finales del año de 2004 y la vida, la política del país, pasa por un entorpecimiento postelectoral. Muchos militantes históricos, analistas y comentaristas políticos, organizaciones y partidos de izquierda discutían: “¿sería el principio del fin del PT?”. “Capaz que de esta vez el Partido de los Trabajadores, en su dirección mayoritaria, hizo una opción definitiva por la alianza electoral oportunista con algunas formas de derechas?” En la opinión de los anarquistas militantes organizados en la FAG  la respuesta es que sí, éste es el principio del final definitivo del PT como fuerza de izquierda, donde se inicia una nueva etapa de la lucha popular, especialmente en las ciudades grandes y medias, y definitivamente en la capital del Río Grande do Sul, Porto Alegre.

Si hacemos una evaluación rápida de las elecciones municipales en el Río Grande do Sul, el PT pierde una hegemonía histórica de 16 años en la capital gaúcha y es derrocado en dos ciudades donde era gobierno, Pelotas y Caxias do Sul. La única ciudad polo regional en que el PT obtiene la reelección es en Santa Maria, y esto con un margen muy corto. En la región metropolitana, lo más sentido es que la “izquierda del partido” sólo gana en São Leopoldo, siendo que en las demás ciudades lo que hay es la victoria de la derecha del PT (dirigida por el actual ministro de la Educación, Tarso Genro) donde reelige o garantiza el sucesor, ciudades como Viamão, Cachoeirinha, Gravataí y Estância Velha. La conclusión siguiente es obvia: el agotamiento de un modelo socialdemócrata, que frena la lucha popular en el Río Grande do Sul, vincula los movimientos sociales urbanos a un gobierno municipal y lo peor, después de una década o más que el PT es gobierno, reabre espacios para una derecha con tendencias al populismo. Para comprender lo que pasa en el Río Grande basta observar la estructura del senador Sergio Zambiasi, frente de hierro del mayor grupo de comunicación del estado (grupo RBS, afiliado de la Rede Globo). Este banca los peones de la campaña electoral de José Fogaça (victorioso sobre el PT) en la elección de Porto Alegre. Mientras que los ríos de dinero vienen de todo el país para fortificar el “partido de el cambio”, la mano de obra sale de las villas, reclutados por el Senador Zambiasi (este, radialista de la RBS). De un lado el capital y del otro la mano de obra barata. Como intermedio, los medios de la RBS (a través de las radios AM) y las estructuras de iglesias pentecostales. La contestación del PT también vino con un método de derecha. Mucha militancia pagada en la calle, caravanas y autobuses del interior del estado para trabajar en la campaña, y mucho desvío de plata pública para llenar Porto Alegre de afiches y pancartas del PT (estaba en candidatura Raúl Ponto, por la “izquierda del PT” y Maria do Rosario como vice-intendente, componiendo la derecha de este partido). Algunas reglas en la política existen y son bien sencillas. Cuando se gobierna con la derecha, cada vez más esa fuerza que lo hace se queda más similar a la derecha. En esta elección era la socialdemocracia petista en contra del populismo de derecha renovada, ambos sectores con discursos lavados y conciliadores. Entre las sonrisas y la compra cínica de votos, Fogaça ha ganado, abriendo camino a Zambiasi para concurrir a la elección del estado en 2006.

La guiñada a la derecha del PT fue aún más grande en la elección municipal de São Paulo, transformado en ensayo anticipado de las elecciones presidenciales de 2006. Jose Serra (PSDB/PFL, agregando toda la derecha y los carneros de la Fuerza Sindical) en contra Marta Suplicy (PT y aliados). El detalle es que ambos son vecinos de un mismo barrio de ricos, tienen la mismo arrogancia y disputan para ver quién es más elitista: si la aristócrata Marta Suplicy o el carcamano confiable de la patronal FIESP, José Serra. En este conflicto, quién pierde el espacio es la idea de la izquierda electoral, desenmascarar la política que sólo reforma y carnerea. Un análisis detallado de las elecciones en las capitales va a apuntar al padrón de alianzas con la derecha, donde está haciendo parte el PMDB del gobierno federal, el PTB es parte de la composición ministerial desde el comienzo del gobierno Lula y !hasta el PP de Maluf si unió a Marta Suplicy en São Paulo! Con una situación así, cómo puede alguien de la militancia petista todavía hablar en unificar ¿la clase contra la derecha? Es imposible, una vez que hoy el PT y el Frente Popular (PSB, PC do B, PCB) son la “nueva opción de derecha” más allá de ser aliados de la derecha histórica. ¡Solamente como ejemplo,  la más reaccionaria, el PP, y la más corrupta el PMDB!

Tales alianzas electorales son nada más que una consecuencia de la política económica y la estrategia general del gobierno Lula, ese gobierno que ejemplarmente intenta dar el status de ministro del Estado a Fernando Meirelles, el presidente del Banco Central de Brasil, alto ejecutivo licenciado del Banco de Boston – el acreedor privado más grande de Brasil, diputado cereal elidido por el PSDB (partido de Cardoso) de Goiás y blanco de investigaciones a respecto de dinero ilegal que envía para el exterior. Al mismo tiempo, el “núcleo duro” del gobierno pone al vice José de Alencar como marioneta de los milicos al frente del Ministerio de la Defensa, mientras Lula sale al público diciendo que él no va a moverse para abrir los archivos de las fuerzas armadas y de otras “cosas del pasado “. El detalle es que varios de estos traidores hoy en el gobierno federal han sido guerrilleros y el presidente cuando fue sindicalista y peón metalúrgico fue en cana por hacer huelga en contra la dictadura! Estas señales políticas nos llevan a conclusiones obvias. Que esto no es un gobierno en disputa interna como todavía afirman alguno sectores militantes del movimiento popular. Si este gobierno está en conflicto, es dentro de los sectores de la derecha, sumados a éstos la nueva derecha, coordinadas por José Dirceu (ex-ALN de Marighella), José Genoíno (ex-guerrillero del Araguaia) y Aldo Rebelo (también ex-guerrilla del Araguaia, este del PC do B).

En el día a día de la vida de una ciudad o de un distrito, cuando el PT sale del poder municipal, el saldo es horrible. Primero, una generación de militantes nunca más vuelve para la base, no saben más lo que es eso y tampoco les gusta militar y trabajar. Segundo, toda una generación de militantes tiene que se destacaban en los barrios, son chupadas para las estructuras municipales de la socialdemocracia. Hay un montón de gente que sólo sobreviven mamando en las tetas de los cargos de confianza del partido. Una vez que el PT deja el poder local del Estado, la clase está con moral baja, desarticulada y desorganizada. O sea, el PT prepara el terreno para la conciliación de clase, proporcionando una coyuntura “tranquila” para un gobierno de derecha.

Pues como no existe vacío de poder, la hora llegó para volver a tomar lo que es nuestro: el protagonismo de la lucha popular en las ciudades brasileñas. Así como los compañeros del campo (Via Campesina, MST, MAB, MMTR, MPA, FETRAF y todo el sector de movimientos campesinos), tenemos que llevar al frente las luchas cotidianas. De la misma manera que el Movimiento Nacional dos Catadores de Material Reciclable – MNCR, tiene como política concreta el control y la autogestión gerencia de la cadena productiva de la basura (residuo sólido), es básico que todos los oprimidos (trabajadores, desocupados y el conjunto de los sectores de nuestra clase) pasen a la ofensiva, pasando por arriba la payasada de estos “consejos consultivos” (ej: de la salud, transporte, educación, habitación y etc.), donde no se decide nada y sólo se pierde tiempo. Empecemos a discutir e intentar aprobar nuestra propias política del funcionamiento de la ciudad. Para esto necesitamos unificar y hacer luchas solidarias por el derecho a la ciudad, y defender con todo los programas y las necesidades de los sectores populares.

Vamos a comenzar a cambiar nuestra postura, abandonar los sillones de los consejos que nada resuelven y el ridículo “presupuesto participativo”  por reuniones entre iguales y así nuestras respuestas la vamos a dar no en las elecciones burguesas, pero sí en formas de lucha como marchas, ocupaciones, protestas y barricadas. Solidaridad que se hace en la práctica, como en el funcionamiento de los sistemas de transporte metropolitanos, como hicieron los compas de Guaíba (gran Porto Alegre), al prender fuego a los autobuses en la carretera nacional BR 290, haciendo una crítica directa a lo absurdo que es la política anti-obrera del transporte en las grandes ciudades, en especial Porto Alegre. Es a través de las asociaciones e instituciones sociales de base que han sobrevivido a más de una década de reformismo carnero, sumando nuestros esfuerzos a la unidad de los movimientos popular de la ciudad y del campo, que vamos a dar la vuelta en el juego de la lucha de clases en las ciudades. Ya no alcanzan solamente con protestas y reivindicaciones, necesitamos señalar una nueva forma de funcionamiento de la ciudad, disputando palmo a palmo, a palo y desde la base el control social de la malla metropolitana.

El Poder Popular resurge  con energía en una transmisión de radio comunitaria, en el reciclaje de un recolector, en una cooperativa de producción autogestionaria, en la lucha sindical del sector público y privado, en un gremio de liceo público, reaccionando a la violencia policial en contra los hermanos de clase, y hasta en los locales pastorales y de culto afro-brasileño. En la unidad de los que luchan desde los movimientos populares y en la disputa cuadra por cuadra contra el enemigo de clase. Los militantes del FAG, con modestia y dedicación, se agregan a esta lucha, defendiendo y poniendo en práctica la política de fortificar la lucha de clase y la construcción del Poder Popular.

 

¡PORQUE NUESTRAS URGENCIAS NO SE DECIDEN EN LAS CAJAS ELECTORALE!

¡BASTA DE SER PAYASO DE LA ELECCIÓN BURGUESA CADA 2 AÑOS!

¡PORQUE LA POLÍTICA BURGUESA SOLAMENTE LLEVA A LA CREACIÓN DE MÁS TRAIDORES DE NUESTRA CLASE!

¡SÓLO LA  LUCHA POPULAR DECIDE NUESTRO DESTINO!

 

Federación Anarquista Gaúcha, noviembre de 2004

 

 

 


-- Descargar artículo como PDF --