Acto del 40 aniversario de Fau (1996).

Fragmentos del discurso del 40 Aniversario realizado por Juan Pilo

Para muchos un mito, para otros casi una leyenda, para los pobres del mundo un ejemplo, una guía, un referente, una orientación. Las enseñanzas sociales de los Mártires de Chicago no se agotaron con su siglo y a un paso de cerrar este otro, los objetivos fundamentales de su lucha siguen tan frescos como entonces.

Mucha tinta ha corrido sobre los cambios que este siglo nos trajo en diferentes campos: científicos, políticos, económicos y culturales. Y es cierto los cambios ocurridos no son pocos y es imprescindible acusar recibo de ellos.

Pero nos podría producir hasta asombro si observáramos con detención y en detalle las condiciones de vida de los pobres del tiempo de los Mártires y las actuales. ¡Qué triste y brutal es su semejanza fundamental!

Es cierto hoy tenemos algo más de acceso a electrodomésticos, fenómeno vinculado a esa producción cada vez más masiva del sistema. Pero la miseria de nuestros pueblos sigue siendo tremenda. Y no mencionemos esas regiones del África, donde millones de seres humanos han muerto o están muriendo de hambre. Donde esos cuerpos que no son más que pellejo y hueso gritan por sí mismo la siniestra injusticia de este orden capitalista.

Pese a los cambios, al desarrollo de ciertos aspectos de la vida social, a que el capitalismo se encuentra en otra etapa de su existencia, hay algo que ha permanecido incambiado: su rapacidad, su deshumanización, su apetito de poder y riqueza a costa del hambre y la sangre de los pueblos.

Asistimos al espectáculo, por momentos ridículo cuando no despiadadamente inhumano, de las distintas cosas que nos fue trayendo el Nuevo Orden mundial con su acompañante el neoliberalismo y esa globalización, diseñada para exclusivo beneficio de los más poderosos y que establece mecanismos generales para seguir adelante con las liberalizaciones y las privatizaciones.

Nuevo orden mundial, que no es otra cosa que la profundización y reestructuración de una política que viene de lejos en el tiempo y que ahora se beneficia de no tener otra potencia como contrincante, lo que le permite una estrategia más suelta de cuerpo, mayor descaro.

Política imperial, modelo neoliberal y globalización que sigue contando para su instrumentación con el fuerte respaldo de instituciones o instancias como la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial, el Fondo Monetario y el Grupo de los 7.

La miseria que ha arrojado esta política para las poblaciones, aún para sectores de los países llamados desarrollados ya no pueden ocultarla ni los gobiernos ni los organismos internacionales oficiales. Veamos que se dice desde tiendas oficiales.

La CEPAL lo ha dicho recientemente: “al acercarse la humanidad a un nuevo milenio, persisten algunos de los fenómenos cuya superación se ha invocado para justificar los grandes movimientos sociales y políticos del pasado: la marginación, la exclusión, la extrema pobreza y la desigualdad”. Podemos agregar sin temor a equivocarnos que alguno de esos fenómenos, como ellos le llaman, más bien se han agravado.

Por su lado en un evento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo leemos: “Es lamentable que tras el retorno de la Democracia haya más pobres en términos porcentuales en América Latina”. Un informe de ese organismo nos dice en términos precisos que en América Latina “un 24% de personas viven con menos de un dólar diario. Y que en el mundo 1.300 millones de personas reciben menos de un dólar diario.

La situación de los pobres ha empeorado en las últimas décadas y de manera acelerada con la globalización neoliberal. Y como hemos visto no es sólo una afirmación radical.

Con miras a mitigar en algo los brutales efectos de esta política sobre los pueblos se diseña una estrategia vinculada a las Organizaciones No Gubernamentales. Ellas se encargarían de las tareas que antes desarrollara el Estado de Bienestar, y de otras actuales de carácter público. Todo ello favoreciendo los procesos de privatización.

La incidencia de las transnacionales en la estrategia de poder mundial ha crecido en los últimos tiempos al grado de que pasan por sus intereses un conjunto de decisiones fundamentales. Son estos grandes capitales los que pesan decisivamente en los diseños generales de la globalización en curso.

Pero, pese a todo, la situación no está quieta en América Latina y para nuestros pueblos no ha llegado el fin de las luchas y la historia continúa…

La experiencia mejicana

“El derecho de rebelión penetra en las conciencias, el descontento crece, el malestar se hace insoportable, la protesta estalla al fin y se inflama el ambiente. Se respira una atmósfera fuerte por los efluvios de rebeldía que la saturan y el horizonte comienza a aclararse. Desde lo alto de su roca el Buitre Viejo acecha. De las llamadas no suben rumores de queja, ni de suspiros, ni de llantos: es rugido el que se escucha… es que el pueblo se ha puesto de pié.”. Son frases de Ricardo Flores Magón, en la década del 10, reivindicando el derecho y la necesidad de la revolución del pueblo mejicano.

Días atrás atacan cerca de mil efectivos policiales y militares con apoyo de tanquetas un municipio autónomo que llevaba el nombre de Ricardo Flores Magón. Militante revolucionario anarquista que enarboló la consigna de Tierra y Libertad, y que junto a su movimiento revolucionario escribió páginas heroicas, llena de enseñanzas para el futuro de Méjico. Tuvo Magón relación con ese gran revolucionario que fue Emiliano Zapata. Justamente el municipio asaltado había sido constituido en las vísperas del 79º aniversario de la muerte de Zapata.

El ejército en esta oportunidad además de la represión violenta, decomisó bienes de la comunidad y detuvo a nueve mexicanos y doce observadores extranjeros.

El Ejército Zapatista de Liberación, desde 1994 a la fecha, lleva establecido ayuntamientos y territorios rebeldes y autónomos en la tercera parte de los 111 municipios en que se divide el estado de Chiapas.

A partir de este episodio, el primero en este tiempo, toda esta población que apoya o integra el movimiento zapatista comenzó a concentrarse en torno a los 38 municipios rebeldes.

El Congreso Nacional Indígena convocó a todas la etnias de Méjico a constituir municipios autónomos “sin importar la respuesta violenta de las autoridades”.

Pese a los intentos siniestros del gobierno, a su recrudecimiento violento, los zapatistas siguen firmes en sus reivindicaciones y en sus métodos de lucha y cuentan con adhesión de gran parte de todo Méjico y de nuestros pueblos latinoamericanos. La defensa de esta experiencia, de esta lucha, es un compromiso de todos los que quieren cambios de fondo a favor de los de abajo.

.

Los Sin Tierra de Brasil

En Brasil ese original, tenaz y combativo movimiento de los Sin Tierra ha seguido su labor reivindicativa pese a los embates y asesinatos de la represión. Por su lado los Sin techo han intensificado últimamente su lucha. Son muchos los que necesitan angustiosamente un techo y saben que sólo pueden lograrlo en la pelea directa. En estos momentos 40 familias están ocupando un edificio en Río de Janeiro; en la punta del edificio está flameando la bandera roja y negra de los sin techo como símbolo de esperanza y continuidad…

Por supuesto, nuestro país está comprendido en ese marco general que sufre los efectos de la globalización neoliberal.

Si escuchamos los informes del gobierno y sus tecnócratas este es un país maravilloso y todo está marchando viento en popa. Las condiciones de vida del pueblo estarían mejorando constantemente y de manera relevante. Es el país virtual de Sanguinetti. La realidad es muy otra y nuestro pueblo bien la conoce. La desocupación real se mantiene aproximadamente igual, los problemas de vivienda siguen siendo angustiosos para la gente, la marginación ha ido en aumento, los niños pidiendo o saliendo a ganar el puchero forman ya parte del paisaje dramático de nuestro país. Un amplio sector, especialmente compuesto por jóvenes, tienen trabajo con salarios de hambre. La atención de la salud no mejora para los de abajo y bien sabemos cuales son los efectos finales de la Reforma de la Enseñanza.

El cinismo descarado de esos informes no hay con que medirlo. Nuestra población no ha recuperado nada, sus condiciones de vida han desmejorado y así se mantiene. La disminución constante de la inflación, el achique del Estado, los acuerdos en el seno del Mercosur que tanto glorifican las esferas oficiales, han traído mejoras sí, pero esas mejoras son para los privilegiados, son para aumentar riquezas de los muy ricos y por momentos también para dar más poder a los poderosos.

Y las fuerzas reaccionarias, los que detentan el poder, siguen pidiendo más de lo mismo. Quienes se articulan lacayescamente con estas estructuras de poder, especialmente con el de las transnacionales, instrumentan nuevas entregas de sectores rentables…

Pero son las distintas formas de movilización popular las que pueden frenar esta política nefasta de seguir abriendo las puertas a las voraces y nunca satisfechas transnacionales. La participación activa y decidida del pueblo es el arma idónea para la defensa de los intereses populares…

La miseria diaria, la falta de cosas elementales, la violencia del sistema, la impunidad de los de arriba, los efectos que producen los grandes medios de comunicación, la corrupción a ojos vista en las esferas del poder que se extiende hasta sus órganos represivos, la propaganda consumista, las frustraciones, la impotencia, la falta de perspectivas aceptables para el mañana, estos y otros factores sociales juegan para que el fenómeno llamado delincuencia tenga las características que tiene. Término delincuencia que casi no corre cuando los infractores son los Braga o los Bruzzone. Y que corre con virulencia cuando se trata de los pobres.

Pero para ellos, todo se arregla con más represión. Primero vino la Ley de Seguridad Ciudadana, ella sería la solución. A casi tres años, como era esperable, la situación no ha variado. Pero la mentalidad a favor del espiral represivo no cesa, por el contrario sigue su marcha a todo vapor…

Y por ese lado puede ser que esté la intención de fondo. La infracción es lo de menos, las leyes lo que quieren es dejar puertas jurídicas abiertas para realizar vigilancia y hostigamiento a la población. Mostrar fuerza represiva en la calle con miras a intimidar a un pueblo descontento por las pésimas condiciones sociales en que vive. Marco legal, e intenciones jurídicas que bien pueden inscribirse en el marco político de esa estrategia de guerra de baja intensidad que apunta a que los pobres no pidan comer todos los días.

Es cierto, es todo esto coherente con el cuidado y defensa del mundo del privilegio. Una actitud hermanada con el respaldo sistemático que desde el poder han tenido asesinos y torturadores. Con leyes de impunidad y ascensos a quienes fueron protagonistas de esa larga y siniestra noche uruguaya.

Ayer fue la brutal respuesta del Presidente Sanguinetti al reclamo de familiares de desaparecidos. Con soberbia y desprecio dijo una vez más que no se investigará sobre el destino de los compañeros desaparecidos. Un hombre instrumento del poder, que solo le interesa mantener intacta, sin fisuras, la estructura de ese poder.

Hoy es el ascenso a un lugar estratégico de ese reconocido torturador y asesino: Jorge Silveira. Con el visto bueno del Presidente, ahí está uno de los integrantes del grupo asesino que operó en Bs. As. en el marco de esa coordinadora militar para el crimen. Uno de los que operó en Automotores Orletti, lugar en que fueron asesinados tantos militantes y desde donde desaparecieron a tantos compañeros queridos.

Pero pese a toda esta bestial crueldad, a esta inmunda impunidad, no lograrán borrar de la memoria tantos crímenes y no lograran acallar ese sentimiento que sale de lo profundo de lo humano.

Quieren saldar este dramático problema sin costos. Pero una y otra vez el problema de los desaparecidos resurge, es un sentimiento y una herida profunda. Un sentimiento que está ahí señalando con ira e indignación tanta barbarie cometida en defensa de tan mezquinos intereses.

Con el hecho puntual de las investigaciones que lleva adelante con tenacidad el Juez español Baltazar Garzón el tema está una vez más en la escena… La memoria de los pueblos es generosa y no olvidará ni perdonará la noche de horror vivida.

Con el ejemplo de tantos luchadores

Junto a las luchas de nuestro pueblo

Siempre recordaremos los sufrimientos de nuestro pueblo y a tantos militante que lo dieron todo en la búsqueda de un mundo de justicia y libertad.

Como olvidar al Comando del MRTA Edgar Sánchez, con Néstor Cerpa Cartolini a la cabeza. Ni a Raúl Sendic que hace unos días se cumplieron 9 años de su muerte.

Nuestro recuerdo de siempre que llevamos en el corazón para nuestros queridos compañeros libertarios que hoy no están con nosotros. En la limitada mención que hacemos los comprendemos a todos: Helena Quinteros, Telba Juárez, Pocho Causale, Perro Pérez, el Vasco Larrasq, el gauchito Idilio De León, Pocho Mechoso, el Loco León Duarte, Gerardo Gatti.

 


-- Descargar artículo como PDF --